Fragoso: «El gestor del COC pretendía que se le diera sin concurso y a dedo»

La fachada del COC, sede cultural ya cerrada. :: hoy/
La fachada del COC, sede cultural ya cerrada. :: hoy

El cierre de la instalación cultural en San Roque torna en un enfrentamiento entre PP y PSOE

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

El cierre del COC ha pasado a ser un conflicto político. Ya no es solo una dotación cultural que cierra sus puertas. Ahora es una disputa entre PP y PSOE. El motivo es que Ricardo Utrera, quien ha sido el concesionario de ese local municipal desde 2006, es secretario de organización de los socialistas pacenses.

Ocupa ese cargo desde noviembre de 2017, el mismo mes en que recibió la comunicación del Ayuntamiento respondiendo a su petición realizada en abril. En esta le informaban de que no habría más prórrogas de cuatro años (ya llevaba dos) y que la explotación del centro saldrá a concurso público. «Soy consciente de que somos incómodos ideológicamente al alcalde», afirmó Ricardo Utrera ayer a HOY.

Noticias relacionadas

Desde entonces, ha ido renovando el contrato mes a mes hasta que ha cerrado sus puertas hace apenas tres días. Dice que necesitaba más tiempo para realizar la previsión de sus actividades y cree que esa renovación mensual era una forma de forzarle a abandonar el local.

El alcalde, por su parte, fue ayer tajante: «Él quería que se le concediera sin pasar por concurso y por decirlo de alguna forma a dedo cuatro años más». Francisco Fragoso se mostró muy molesto por declaraciones públicas de Ricardo Utrera. «Se ha pasado tres vueltas de rosca hablando de una persecución política», dijo, y afirmó que el Ayuntamiento le ha facilitado las opciones marcadas por Ley, que era la renovación mensual o por un año. Fragoso apuntó a la Ley de Contratos del Sector Público como el origen de los cambios en este convenio. «Las decisiones del Ayuntamiento son administrativas, no políticas, y lo que él quiere no es legal».

Aseguró, también, que la ciudad ha hecho un esfuerzo al derivar allí el cineclub y consintiendo que Utrera haya adeudado el pago de varios meses. Utrera negó ninguna deuda.

El alcalde, por tanto, mantiene la intención de sacar de nuevo la explotación de las instalaciones a concurso público, aunque de momento están realizando los pliegos. Ricardo Utrera afirmó ayer a HOY que no concurrirá al concurso.

Utrera ha pagado 12.000 euros al año por usar ese espacio municipal, al que por contrato estaba obligado a ofrecer el cineclub (según dijo) y donde ha planteado actividades diversas como escuelas de danza y de teatro. Él defiende que la norma que se aplica en este caso es la Ley de Arrendamientos Urbanos y el Código Civil, y no la Ley de Contratos del Sector Público que cita Fragoso.

Las reacciones al cierre de estas instalaciones no paran. La plataforma digital 'change.org' alberga una recogida de firmas para pedir la reapertura. A última hora de la tarde de ayer 2.876 personas habían respaldado la idea.

También se pronunciaron desde Juventudes Socialistas. Estos hablan de «falta de interés y de voluntad política» por mantener unas instalaciones, cuyo cierre ha dejado de ser un asunto cultural para convertirse en un nuevo enfrentamiento entre el PP y el PSOE.