La Fiscalía pide 17 años de cárcel para los acusados de matar a un vecino del Cerro en Badajoz

La Policía Nacional cubre con una lona el lugar donde cayó abatida la víctima. :: /HOY
La Policía Nacional cubre con una lona el lugar donde cayó abatida la víctima. :: / HOY

La acusación pública concluye que acabaron con su vida después de que la víctima hiriera a uno de ellos con un bastón que disparaba

E. F. V.

Quince años de prisión por homicidio y otros dos años de cárcel por tenencia ilícita de armas. Ésa es la pena que propone la Fiscalía para Marco A. M. S. y Luis F. R. T., los dos hombres que están acusados de acabar con la vida de un vecino del Cerro de Reyes en abril del año pasado.

Los hechos a los que se refiere el escrito de calificación provisional tuvieron lugar el 2 de abril. Ese día, Eugenio G. R., que vivía en el Cerro de Reyes, se dirigía desde su domicilio de la calle Juan Ramón Jiménez al bar Tope, que se encuentra en la calle Federico García Lorca, al otro lado de la rotonda de las grullas.

Más información

Eran las 12 de la mañana y antes de llegar a ese local pasó junto a la calle Fuente Caballero, donde reside una familia con la que Eugenio, de 55 años de edad, había tenido varios enfrentamientos.

En el escrito de acusación se indica que antes de ir al bar se dirigió hacia la vivienda de esa familia. En el exterior se encontraban Marco A. M. S., Luis F. R. T. y otras dos personas. «A unos diez metros de distancia de la citada vivienda, Eugenio G. R. apuntó a Marco A. M. S. con un bastón metálico y le disparó, alcanzando en el hombro a Luis F. R. T.».

Ese bastón era en realidad un arma fabricada por él mismo con dos tubos metálicos de distinto grosor, uno dentro de otro, que permitía mediante presión el disparo de un cartucho del calibre 12.

Como consecuencia de ese disparo, Luis F. R. T. sufrió una herida redondeada de unos 3 milímetros de diámetro en la cara posterior del brazo derecho, una herida redondeada de medio centímetro de diámetro en la cara lateral externa del bíceps izquierdo, y una herida de un centímetro en la zona abdominal.

Tras ese incidente, el hombre que había realizado el disparo huyó del lugar de los hechos en dirección a la calle Federico García Lorca, siendo perseguido por los acusados, que cogieron del interior de la vivienda de la calle Fuente Caballero un palo de madera de 56 centímetros de largo y una pistola semiautomática del calibre 6,35.

La Fiscalía indica que a la altura del número 45 de la calle Federico García Lorca los dos investigados alcanzaron a Eugenio, que se encaró con ellos esgrimiendo el bastón que había disparado poco antes. En ese momento, Marco A. M. S. le disparó dos veces «con intención homicida». Una de las balas le atravesó el muslo y la otra, el codo. Este segundo proyectil también le penetró en el cuerpo por la axila derecha y se alojó en el pulmón.

Tras los disparos, Luis F. R. T. agredió con el palo que portaba a Eugenio, golpeándolo en la cabeza repetidamente «con intención homicida» y causándole lesiones craneales en la región parietal izquierda, en la región parieto-occipital derecha y también en la mandíbula.

La Fiscalía indica que la gran pérdida de sangre que le provocaron las lesiones le causó la muerte a las 12.15 horas en el mismo lugar de los hechos.

Lesiones mortales

La autopsia concluyó que el fallecimiento se produjo por hemorragia aguda, fundamentalmente debido a las lesiones que tenía en el hemotórax izquierdo. A esta hemorragia interna se añadió la pérdida de sangre ocasionada por las heridas del cuero cabelludo, las heridas de la pierna «y la no menos importante (herida) derivada de la fractura del húmero derecho».

Con este relato de hechos, la Fiscalía concluye que los dos encausados cometieron un delito de homicidio y solicita una pena de prisión de 15 años para cada uno de los acusados. Además, pide otros dos años de cárcel para ambos por tenencia ilícita de armas.

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Público propone que Marco A. M. S. y Luis F. R. T. indemnicen conjunta y solidariamente a los familiares de la víctima con 60.000 euros.

Las penas se completarían con la prohibición de acercarse al domicilio de la víctima y a cualquiera de sus familiares durante un plazo de diez años.

Completada la fase de instrucción, el procedimiento pasa a la Audiencia Provincial de Badajoz, donde un jurado popular será el encargado de juzgar estos hechos en la fecha que se determine.

 

Fotos

Vídeos