«Sin el sorteo muchos pensionistas no iríamos a los toros, es prohibitivo»

Sorteo celebrado ayer en el Centro de Mayores de San Roque. :: pakopí/
Sorteo celebrado ayer en el Centro de Mayores de San Roque. :: pakopí

El Ayuntamiento regala cada año unas 2.000 entradas a los centros de mayores, una medida muy criticada por PSOE y Podemos

NATALIA REIGADASBadajoz

José Luis Sánchez tiene 74 años. Durante 27 fue portero en la Plaza de Toros de Badajoz. «Solo me pagaban 1.000 pesetas, pero podía ver las corridas». Es un gran aficionado que, tras su jubilación, ya no pudo acceder al coso regularmente. «Es caro para un pensionista». Ayer se llevó una alegría cuando escuchó su nombre. Fue uno de los agraciados con una de las 2.000 entradas que el Ayuntamiento de Badajoz regala a los centros de mayores para ver los festejos de San Juan.

CÓMO FUNCIONA

uEntradas: cada año el Ayuntamiento compra unas 2.000 entradas con un coste de unos 40.000 euros. En concreto, este año son 1.980, hay 660 para cada uno de los tres días con festejo taurino. Como novedad, en este 2016 se han sorteado otras 400 más, pero cedidas por el Coso de Badajoz de forma gratuita.

uReparto: se reparten entre los 17 centros de mayores de la ciudad y las pedanías proporcionalmente al número de socios que tienen. Este año San Roque ha recibido 307, Pardaleras 199, Antonio Domínguez 269, el Cerro de Reyes 140, María Auxiliadora 122, La Paz 134, San Fernando 295, La UVA 84, Santa Marina 132, Gévora 153, Valdebótoa 85, Novelda 108, Villafranco 160, Alvarado 44, Sagrajas 62, Balboa 56 y Alcazaba 30.

uSorteo: se convoca un día a los socios en cada uno de sus centros. Este año ha sido el sábado 18. Introducen su carnet de asociado en una urna y se van sacando nombres. Cada ganador tiene derecho a una sola localidad.

Al terminar la rifa, José Luis guardó su botín en el bolsillo de su camisa con orgullo. «Es para el día 22, sobre el papel es la mejor, pero dependerá del ganado».

Otros no tuvieron tanta suerte. Fue el caso de José Méndez, que se volvió a casa sin localidad. «¿Has visto la suerte que tengo?», se lamentaba. A sus 71 años afirma que el sorteo es la forma que tienen muchos aficionados mayores de poder ir a los toros, «porque es prohibitivo para un pensionista».

Una entrada para ver los toros en un tendido cuesta entre 40 y 60 euros. El abono para los tres días supera los 100 euros. El Ayuntamiento invierte cada año unos 40.000 euros en entradas para repartir alrededor de 2.000 localidades entre los 17 centros de mayores de la ciudad y las pedanías. A su vez, estas asociaciones las sortean entre sus socios.

Un sorteo en peligro

Este año esta inversión ha sido muy discutida. El grupo socialista en el Consistorio presentó una moción en el pleno del viernes pasado para eliminar esta práctica. Logró el apoyo de Podemos, pero la medida no salió adelante porque los concejales del grupo de Gobierno del PP se opusieron junto con los ediles de Ciudadanos.

El debate fue crudo y los promotores de la moción acusaron a los responsables municipales de falta de trasparencia en el reparto de estas localidades.

La concejal responsable de Mayores, Rosario Gómez de la Peña, niega estas acusaciones y pone a disposición de quien lo desee las bases que rigen el sorteo de entradas y las cifras. Esta edil defiende que la única intención del grupo de Gobierno es ayudar a los mayores, ya que hay muchos aficionados de su edad, pero no todos se pueden permitir una entrada.

Este año el Consistorio, añade Gómez de la Peña, ha adquirido 1.980 localidades para los festejos taurinos. De forma excepcional, en esta edición hay otras 400 entradas que han cedido los responsables del Coso de Badajoz y que también se han sorteado. En total 2.380.

El Ayuntamiento las ha dividido entre los 17 centros de mayores de forma proporcional al número de socios. Así, por ejemplo, San Fernando ha recibido 295, Santa Marina 132 y Alvarado 44. La rifa tuvo lugar en todas las agrupaciones el pasado sábado. Ayer, sin embargo, hubo un sorteo excepcional en San Roque porque los asociados se marcharon el día oficial antes de que se repartiesen las localidades cedidas por la Plaza de Toros.

El ambiente en San Roque comenzó a primera hora. A las 10 de la mañana se abrió la urna y los primeros aficionados depositaron su carnet de socios del Centro de Mayores. Había 50 entradas y a la hora del sorteo, al mediodía, los solicitantes superaban los 80. Los nervios se notaban.

El presidente del centro, Roberto Álvarez, interrumpió las seis partidas de dominó que se estaban disputando y pidió a todos los asistentes que saliesen a la calle. «El sábado aquí había más de 250 personas. El sorteo tiene mucho interés, me preguntan un mes antes cuándo es y hay vecinos que solo son socios por intentar ir a los toros».

Llegó la hora. Comenzaron a sacar nombres de la urna. Cada ganador recibió una entrada para hoy con Morante de la Puebla, El Juli y Roca Rey en el coso de Pardaleras. Las sonrisas de sucedían mientras los nervios aumentaban porque el taco de localidades iba menguando. «Mueve la caja, dale una vuelta», gritaban al presidente. Roberto Álvarez anunció al último afortunado, le entregó su entrada, le dio un apretón de manos y sentenció: «Se acabó».

«¿Te ha tocado? ¿Si? Qué sinvergüenza», bromeaba uno de los asistentes. «Bueno, el año que viene será», se consolaba otro.

José Luis Sánchez era de los más contentos. En el año 68, recordó, un abono en sol costaba 3.500 pesetas y él tampoco podía pagarlo, así que se buscó el trabajo como portero. Además, como era electricista, cedía una batería para iluminar el quirófano y, a cambio, le daban un bono para su mujer. Buscándose la vida ha podido ver grandes corridas en Badajoz. «Recuerdo mucho un mano a mano de Ordóñez y Carrero». Hoy podrá estar en la plaza.

 

Fotos

Vídeos