Las familias pacenses piden que se evite el cierre de la guardería de Cruz Roja

Puerta de acceso a la guardería Los Bolindres, en Pardaleras. :: casimiro moreno/
Puerta de acceso a la guardería Los Bolindres, en Pardaleras. :: casimiro moreno

La entidad ha decidido dejar de dar este servicio tras el cambio en el reparto de subvenciones del 0,7%, lo que afecta a 28 niños

NATALIA REIGADAS BADAJOZ.

Las 28 familias que tienen a sus hijos en la guardería Los Bolindres no saben qué harán el próximo curso. Este servicio, gestionado por Cruz Roja y subvencionado por la Junta de Extremadura, cerrará sus puertas el 30 de junio. Los afectados piden que se busque una salida para no perder este servicio.

«Esta guardería da una cobertura social a la ciudad. Hay familias que no pueden acceder a los centros públicos, pero tiene esta alternativa y es una lástima perderla», se lamenta Pilar Soto, una de las madres que tiene a su hijo en el centro para niños de 0 a 3 años.

Cruz Roja informó a los afectados hace dos semanas. La entidad se ha visto obligada a tomar esta medida tras el cambio en la política de reparto de las subvenciones a cargo del 0,7%, según detallaron a las familias afectadas.

Los afectados piden que alguna administración o fundación rescate este proyecto social

La guardería tiene función social, no es un centro normal. Los asistentes pagan en función de los ingresos familiares, desde 60 a 130 euros al mes. Estas tarifas cubren un porcentaje de los gastos del centro, mientras que el resto se compensa con una subvención de la Junta de Extremadura.

En concreto, los fondos proceden del 0,7% ¿Qué es eso? Es la famosa casilla solidaria de la declaración de la renta. Los contribuyentes que señalan esta sección, aceptan que se destine el 0,7% del IRPF a fines solidarios gestionados por ONG. También se puede marcar la casilla de la Iglesia. Los porcentajes se suman, no son excluyentes. Si deja ambos huecos sin señalar, el responsable indica que destina esos porcentajes a fines generales del Estado.

El conflicto en Los Bolindres se ha producido porque ha cambiado la política de reparto de los fondos del 0,7% del IRPF. Ahora van a ser distribuidos entre un mayor número de entidades. Para ello ha bajado el porcentaje máximo que puede recibir una ONG en concreto. Esto ha afectado directamente a Cruz Roja, que verá menguados sus recursos en Badajoz. Por esa razón, cierran la guardería que gestionaban desde 2010 en distintas ubicaciones de la ciudad.

Según las familias, la entidad les explicó que debían priorizar otros de sus programas, por lo que habían optado por la clausura de la guardería. Les avisaron para que puedan buscar otras alternativas, ya que en esta época se abre el periodo de matriculación de las guarderías y los centros de educación infantil, tanto públicos como privados.

En busca de ayuda

«El problema es que hay muchas familias que, por sus ingresos, no tienen opción en un centro público, pero necesitaban este servicio subvencionado», detalla Pilar Soto. Ante esto, los afectados se han movilizado para encontrar una administración o una entidad privada que les permita mantener abierta la guardería.

«Hemos estado en contacto con concejales del Ayuntamiento, con la Junta y también vamos a hablar con fundaciones para encontrar una salida. Tiene que ser rápido porque las familias deben saber si podrán contar con esta guardería el año que viene», detalla Soto.

Esta madre añade que sería una lástima desaprovechar un servicio que funciona a la perfección y supone una gran ayuda para muchas familias. «Tiene unas instalaciones muy buenas y un gran proyecto».

La guardería tiene su sede en Pardaleras, en un local cedido por la Junta de Extremadura en la calle José María Giles Ontiveros. Las instalaciones son muy amplias. Cuenta con tres aulas separadas por grupos de edad, una gran sala multiusos, una cocina, una oficina y un patio de recreo habilitado para distintas actividades.

La de Pardaleras no ha sido la única sede de este servicio. A lo largo de su trayectoria ha funcionado en la calle Museo, en las instalaciones que Cruz Roja tiene allí, y también en la barriada de Llera, en los edificios que finalmente se convirtieron en el Centro de Día gestionado por el Ayuntamiento.

Actualmente Los Bolindres cuentan con tres trabajadores que llevan muchos años en este servicio y que también perderían su empleo si se cierra.