El falso guardia civil intentó atracar antes otro negocio, pero le echaron

Captura del vídeo del atraco al banco que perpetró el lunes. :: HOY

Dijo en el Casco Antiguo de Badajoz que quería volver a la cárcel, anunció que «iba a dar un palo» y dos días después fue detenido en Olivenza

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

La Policía Nacional logró detener ayer en Olivenza al autor del robo de una sucursal bancaria de la avenida Damián Téllez Lafuente en Badajoz, donde se presentó el lunes pasado vestido de Guardia Civil y un arma que, a primera vista, parecía ser falsa, pero que le sirvió para que la cajera le entregara 2.940 euros. El atraco apenas duró unos segundos y fue a las 8.45 horas, minutos antes de que comenzaran las clases en los colegios. De hecho, cuando salió de la sucursal con el botín varios padres de alumnos del centro Los Maristas, ubicado a pocos metros, se sorprendieron al ver a alguien vestido de guardia civil pero en zapatillas.

El atraco ya lo había anunciado una hora antes vestido de la misma guisa mientras se paseaba por calles del Casco Antiguo, donde fue visto por muchas personas, las cuales no le tomaron en serio cuando aireó sus intenciones. Según ha sabido HOY, paró en un negocio de hostelería del centro de Badajoz donde explicó que su intención era «dar un palo» e incluso llegó a mostrar el arma con la que pretendía ayudarse. Según han contado testigos, también se atrevió a intentar obtener dinero por la fuerza en uno de estos negocios, pero la enérgica reacción del hostelero lo disuadió.

El detenido es conocido como 'El Vila', tiene 52 años, ha sido soldador profesional y cuenta con numerosos antecedentes penales. Según iba contando antes de presentarse en la sucursal de Caixabank, la mayor parte de su vida la ha pasado en el centro penitenciario de Badajoz y cada vez que se encontraba en libertad no lograba adaptarse.

A varios padres de alumnos de los Maristas les llamó la atención verlo de guardia civil y en zapatillas

Estaba mejor en prisión

«Contaba que él vivía mejor en prisión», según ha explicado a HOY una de las personas con las que conversó minutos antes de cometer el delito. Según su apreciación, el traje de guardia civil era de los antiguos, pero era verdadero y de su talla. Sobre lo que sí se tienen dudas es sobre el arma, que parecía simulada, aunque esto es difícil afirmarlo taxativamente.

De hecho, con la pistola que portaba, aunque no la usó para encañonar a nadie, consiguió intimidar a la mujer que lo atendió en la sucursal de Caixabank, situada en otra punta de la ciudad. Se da la circunstancia de que en esta entidad bancaria ya lo conocían porque era cliente.

De esta sucursal obtuvo 2.940 euros. En menos de dos días, cuando la policía lo detuvo en un bar de la barriada de Los Amigos en Olivenza, se había gastado o hecho desaparecer 1.140 euros.

Para su detención, de las investigaciones se hizo cargo la Brigada de Policía Judicial de Badajoz, quienes realizaron diferentes gestiones, como declaración de víctimas y testigos presenciales o estudio de grabaciones de imágenes que terminaron con la plena identificación del autor del atraco.