Las excavaciones están pendientes de nuevos derribos

Las últimas casas de la calle Campillo. :: j. v. arnelas/
Las últimas casas de la calle Campillo. :: j. v. arnelas

Están a punto de adjudicarse los trabajos para demoler las últimas casas de la calle Campillo y abrir el segundo yacimiento arqueológico

M. F. R. BADAJOZ.

La excavación por extensión del Campillo está pendiente de nuevos derribos, que están a punto de ejecutarse. El procedimiento para adjudicar los trabajos de demolición de las últimas casas de la calle Campillo está muy avanzado y se espera que en los próximos días entren las máquinas.

La Inmobiliaria Municipal va a tirar el último reducto de viviendas que queda frente a la Puerta de Mérida. Se trata de cinco casas abandonadas y sin uso, algunas tapiadas y otras usadas como fumaderos de droga y que habitualmente están rodeadas de coches que utilizan este solar como aparcamiento.

EN NÚMEROS

299
es el número total de inmuebles que hay en el área del Campillo (entre la Torre de Espantaperros y la Ronda del Pilar).
115
están ya en manos de la Inmobiliaria Municipal, que a lo largo de la última década ha ido comprándolos o expropiándolos.

Estos trabajos permitirán continuar con el estudio arqueológico de los terrenos del Campillo que están dentro del plan de regeneración y que son el paso previo para poder hacer después el desarrollo urbanístico, sea con viviendas o con nuevos espacios públicos.

La excavación del terreno del primer solar que se ha levantado en esta área ya han concluido y está pendiente del informe provisional de los arqueólogos y del definitivo, que estará cuando concluya el estudio del abundante material cerámico que se ha recuperado de los silos descubiertos durante los trabajos.

En este solar está proyectada la plaza de nueva creación pero como no es un proyecto inmediato, la inmobiliaria municipal va a proteger los restos con geotextil para dejarlos tapados y va a vallar el solar.

La siguiente

La siguiente parcela que se excavará será precisamente la que está entre las calles Campillo, Castillo, Jarilla y Costanilla y donde está proyectado hacer uno de los residenciales de viviendas.

Para los nuevos trabajos, la Inmuba tendrá que sacar un nuevo concurso público, para el que todavía no hay una fecha clara.

Quedaría después un tercer solar por excavar, el contiguo al anterior de la calle Castillo y donde previamente también habrá que derribar las casas que quedan frente a la Torre de Espantaperros. En este caso, hay tres viviendas aún ocupadas (una, ilegalmente) pero son propiedad ya de la Inmuba porque sobre esas propiedades pesan actas de ocupación y solo están a falta de un acuerdo para su realojo y de un expediente de desahucio para el caso del okupa.

De los 299 inmuebles que hay en todo el área del Campillo, 115 están ya en manos de la inmobiliaria municipal. Además, actualmente hay 34 expedientes de expropiación, una figura que se ha usado únicamente en las manzanas donde se pretende ejecutar la gran obra de regeneración urbana del Campillo. En cuanto a los derribos, la Inmuba ha tirado trece inmuebles y ahora se van a demoler otros siete.