La Eurociudad diseñará un proyecto turístico de patrimonio, aves y fiestas

Nuno Mocinha, Francisco Fragoso y João Marciano Azinhais, ayer en el ayuntamiento de Badajoz. / J.V.ARNELAS
Nuno Mocinha, Francisco Fragoso y João Marciano Azinhais, ayer en el ayuntamiento de Badajoz. / J.V.ARNELAS

A partir de septiembre, se lanzará el carnet de eurociudadanos y la web que permitirá compartir los servicios municipales de las tres ciudades

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

La Eurociudad Badajoz, Elvas y Campomayor quiere venderle al mundo sus 20 kilómetros de fortificaciones abaluartadas, una riqueza ornitológica superior a la de muchos parques naturales, las mil tostadas, el bacalao dorado, la sericaia, el Carnaval, las Festas do Povo y la feria de San Mateo.

El turismo es uno de los puntales del cimiento de la Eurociudad y tras la promoción conjunta llevada a cabo este año en las dos ferias del sector más importantes de la península (Fitur en Madrid y la Bolsa de Turismo en Lisboa ), el siguiente paso será crear un producto turístico de las tres ciudades, que llame la atención de los turoperadores.

Este fue uno de los acuerdos al que llegaron el presidente de la cámara municipal de Elvas, Nuno Mocinha; el vicepresidente de la cámara de Campomayor, João Marciano Azinhais, y el alcalde, Francisco Fragoso, en el encuentro que mantuvieron ayer en Badajoz.

«Tenemos que diseñar un producto turístico estructurado de la Eurociudad, porque somos conscientes de que tenemos tremendas posibilidades de crecimiento en este ámbito», destacó Fragoso.

La Eurociudad quiere explotar turísticamente el patrimonio, la riqueza ornitológica, la gastronomía y el calendario cultural y festivo que reúnen las tres ciudades en menos de 30 kilómetros de distancia. «Es un producto que puede sorprender al mundo y queremos dar un paso más en su estructuración para trabajar con operadores internacionales», añade.

Este es uno de los objetivos fijados para lanzar la Eurociudad. Para ello, los tres municipios solicitarán una prórroga hasta 2020 del proyecto Eurobec, financiado por la Unión Europea, que es el que está sentando las bases de este territorio compartido entre Badajoz, Elvas y Campomayor, cuyos primeros frutos -avanzó el alcalde- empezarán a verse en septiembre.

Es entonces cuando está previsto que se lancen la página web donde se pondrán en común los servicios municipales de las tres ciudades y el carnet de eurociudadano, que dará acceso a los mismos. Para acceder a las tarjetas, se habilitarán puntos en los ayuntamientos, donde el ciudadano podrá darse de alta y obtener el carnet.

Traba al intercambio

Otro frente en el que se va a trabajar es en el intercambio de estudiantes. En este año, unos 700 alumnos de Infantil, Primaria y Secundaria han estado en centros educativos de Elvas y Campomayor, pero a la inversa hay una traba legal, que las tres ciudades elevarán a los secretarios de Estado de Cooperación de los dos países para buscar una solución.

Según explicó Fragoso, para que los menores portuguesas puedan moverse a Badajoz, los padres tienen que visar un permiso ante notario, que tiene un coste de 30 euros por cada viaje. «Si para cada movimiento necesitamos un permiso ante notario, en la práctica esto lleva a que sea imposible moverse en la frontera. La solución la tienen que poner los dos países, pero podría ser una exención en una franja de 30 kilómetros a ambos lados de la frontera donde no sea necesario ningún permiso o que se pida un único permiso anual».

En el plano de servicios sociales y gracias a un proyecto europeo, se van a contratar a técnicos para que evalúen los flujos migratorios y prestaciones sociales que existen en la frontera.

Más