Esther Merino y Raimundo Amador pusieron el broche