Espantaperros se opone a la música en Carnaval después de la medianoche

Imagen de archivo de la Plaza de España en el Carnaval de 2007. / HOY
Imagen de archivo de la Plaza de España en el Carnaval de 2007. / HOY

Aceptan que la Plaza de España recupere la ambientación musical siempre que no se prolongue más allá de las 23 horas

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

Espantaperros, la asociación contra el ruido en el Casco Antiguo, dice sí a que la música vuelva a la Plaza de España en Carnaval pero con toque de queda. El colectivo no está dispuesto a que San Juan reviva los años de La Ría, cuando centenares de personas bailaban disfrazadas hasta que salía el sol.

Esa es la respuesta al sorpresivo anuncio realizado por el alcalde, Francisco Fragoso, cuando el pasado 24 de noviembre durante la gala de los premios Antifaz de Plata de la Falcap, adelantó que devolvería la música a la Plaza de España para el próximo Carnaval.

Fue su antecesor, Miguel Celdrán el que en 2013 prohibió por primera vez la música en la calle en el Casco Antiguo, precisamente para favorecer el descanso de los vecinos. La medida, pasada la fiesta, fue reconocida como un error por quien hoy sigue siendo el concejal de Festejos, Miguel Ángel Rodríguez de la Calle.

Desde entonces y con Francisco Fragoso ya en la alcaldía, el ambiente nocturno en la Plaza de España durante el Carnaval se ha ido desinflando hasta ser testimonial. En estos cinco años, el Ayuntamiento ha titubeado en esta cuestión, intentando conciliar el descanso vecinal con la fiesta, que se vive fundamentalmente en la calle y que se desarrolla sobre todo en el Casco Antiguo.

En los últimos años, se permitió que fueran los artefactos los que llevasen la música como alternativa a la ambientación callejera, pero lo cierto es que las noches de Carnaval se han ido reduciendo al botellón en San Atón y Juan Carlos I y han ido trasladando el baile ya de madrugada a la zona de la plaza de Santa María de la Cabeza.

Ya el año pasado el alcalde sentenció que el Carnaval sería la excepción a la normativa del ruido, muy estricta en gran parte del Casco Antiguo porque está declarado como zona acústicamente saturada. Lo dijo al hilo de la ampliación horaria de la hostelería y justificándolo por la aspiración de la fiesta a la declaración de interés internacional. Con su reciente anuncio parece que de cara al próximo Carnaval, que se celebrará el primer fin de semana de marzo, va a dar un paso más.

En qué condiciones volverá la música a San Juan y la fórmula para hacerlo posible son todavía una incógnita. Fuentes municipales han confirmado a HOY que el Ayuntamiento aún no sabe cómo se hará porque ahora están los técnicos estudiando un asunto, cuyo principal freno es el legal.

Espantaperros, que recuerda que la ley está de su parte, dice al respecto: «Si es una música ambiental puesta por el Ayuntamiento hasta las diez o las once no nos parece mal, pero nos opondremos firmemente que esté toda la noche o a que sean los locales los que saquen la música a la calle», avanza José María Iglesias, presidente del colectivo.

Murgas y comparsas sí

«Las murgas y comparsas pueden venir a la zona saturada de ruidos cuando quieran. Nosotros no queremos un Carnaval sin ruido pero no estamos dispuestos a aguantar que se incumpla la ley sistemáticamente», precisa. De hecho, añade, que están encantados con la idea del sambódromo de comparsas que se estrenará el próximo Carnaval.

El malestar del colectivo con el Ayuntamiento es notable. «El alcalde dijo que el Carnaval era excepcional, pero después no han implementado ni una sola medida contra el ruido en todo el año», se lamenta. Precisamente, en todo este tiempo no se ha vuelto a reunir la mesa del ruido, de la que se levantó Espantaperros porque las decisiones municipales sobre el Carnaval se tomaron antes de negociarlas en ese foro.

Los vecinos integrados en Espantaperros insisten mucho en que no están en contra del Carnaval, pero apuestan por una fiesta con un carácter más diurno y también por desconcentrar la actividad y extenderla a otras zonas de la ciudad. «Los tiempos cambian y no parece muy lógico volver atrás. No creo que porque haya música toda la noche en la Plaza de España vaya a haber más Carnaval».

No quieren adelantar qué medidas tomarán si finalmente el Ayuntamiento pone los altavoces en San Juan, pero ya avanzan que no se van a quedar de brazos cruzados. «Si el alcalde cree que nos va a doblegar, lo tiene bastante crudo. Hay una inacción que no estamos dispuestos a consentir de ninguna manera».