En enero fue sorprendida una mujer que fingió un embarazo para ocultar hachís

La mujer llevaba la droga adosada a su vientre. :: hoy/
La mujer llevaba la droga adosada a su vientre. :: hoy

E. F. V.BADAJOZ

La segunda operación contra el narcotráfico desarrollada por la Guardia Civil en la región contra delincuentes que viajaban en Blablacar tuvo lugar a comienzos de año. Entonces fueron detenidos dos vecinos de Valladolid en un dispositivo que llevaban a cabo agentes de Bienvenida y Fuente de Cantos para combatir el tráfico de drogas en la carretera nacional 630, también en el término municipal de Monesterio.

Durante la identificación, los ocupantes del coche explicaron que viajaban haciendo uso de una plataforma de internet especializada en poner en contacto a personas que quieren compartir coche.

En este caso, el coche pertenecía a un vecino de Valladolid que trasladaba a una pareja que también residía en esta localidad, dándose además la circunstancia de que la chica decía estar embarazada.

Los agentes identificaron a los tres ocupantes del coche y detectaron un cierto nerviosismo en la pareja.

Por este motivo, consultaron las bases de datos oficiales y constataron que ambos tenían antecedentes. «Fue entonces cuando descubrieron que la joven simulaba estar embarazada y que lo que realmente portaba a modo de vientre era un paquete que contenía 2.200 gramos de hachís de los que se habrían obtenido unas 8.800 dosis en el mercado ilícito».

Droga de su propiedad

Cuando los agentes descubrieron el alijo, el varón admitió que la droga era de su propiedad, por lo que fueron detenidos tanto la chica que simulaba estar embarazada como su acompañante.

Con posterioridad se supo que el hachís que ocultaba la joven procedía de Jerez de la Frontera y tenía como destino la ciudad de Valladolid, donde vivían los detenidos.