Encuentran medio centenar de pinchos colocados en un parque de Valdepasillas

El solar y a la derecha, los pinchos encontrados esta misma semana en ese lugar. :: c. moreno/ hoy/
El solar y a la derecha, los pinchos encontrados esta misma semana en ese lugar. :: c. moreno/ hoy

Un vecino llamó a la Policía Local, que realizó una batida para comprobar que no había más en otras zonas de este barrio

N. R. P.BADAJOZ.

Nuevo incidente en los parques de Valdepasillas. Tras tres denuncias de dueños de perros que fallecieron envenenados, la nueva amenaza son los pinchos. Un vecino localizó medio centenar de clavos enlazados y colocados entre la hierba de la explanada que hay entre Sinforiano Madroñero y Juan Simeón Vidarte, en la acera contraria a La Molineta.

Juan Gómez es el dueño del estudio de tatuajes Isbö Art, que está muy cerca de este parque. El miércoles por la tarde vio algo brillante entre la hierba y se dio cuenta de que eran dos clavos de grandes dimensiones enlazados y fundidos. «Como los que se usan para pinchar un neumático tirándolos al suelo». Al mirar alrededor, fue viendo más colocados en la explanada. «También vi que había dos tablas con clavos colocados hacia arriba. Un peligro, vamos».

Gómez recogió los pinchos por el peligro que suponían y al ir a la papelera vio que había una bolsa de basura con algún clavo más enganchado. «Creo que alguien los estaba repartiendo por el parque, vio que se acercaban vecinos y tiró los que quedaban en la basura», explica este vecino.

Decidió llamar a la Policía Local y, con la ayuda de la patrulla que se desplazó a Sinforiano y otro residente de la zona, recogieron todos los pinchos y las tablas con clavos. Los agentes se llevaron el material encontrado y realizaron un batida por las zonas cercanas para asegurarse de que no había más.

El responsable del descubrimiento está seguro de que estos clavos se colocaron para herir a los perros que suelen pasear por la zona y cree que el incidente puede estar relacionado con los envenenamientos que se han denunciado en el barrio desde hace poco más de un mes.

Además, destaca Gómez, estos pinchos pueden ser un peligro para cualquiera. «Imagínate un niño, eso puede atravesar un pie. O una persona mayor que se pincha, se cae y se lo clava en un costado. Es muy peligroso. Es una barbaridad».

«Justo cuando vi los clavos, entraba un perro en el parque con su dueño y le grité que se parase, que el animal se iba a clavar los pinchos. Es un peligro», recuerda Gómez. Este vecino cree que alguien fabricó el sistema para que fuese letal. «Ha cortado la cabeza de los clavos, los ha doblado y los ha fundido para que se mantengan así y se claven mejor. Alguien se ha tomado muchas molestias con la intención de hacer daño».

Esta última denuncia ha tensado aún más los ánimos en un barrio cuyos vecinos están convencidos de que alguien trata de hacer daño a las mascotas.

Hasta ahora han denunciado la aparición de veneno en el parque Miguel López Alegría, junto al colegio Enrique Segura Covarsí y también en la zona de La Molineta. Este tercer caso ha sucedido entre ambos espacios, también en Valdepasillas. Los vecinos esperan que la policía localice a los responsables para acabar con esta situación.

 

Fotos

Vídeos