La Diputación recibe 10,8 millones para cambiar el alumbrado de 143 pueblos

Un operario cambia una luminaria. :: hoy/
Un operario cambia una luminaria. :: hoy

Supone el 80% de la inversión, mientras que la institución asumirá el 20% restante con fondos propios

ROCÍO ROMEROBADAJOZ.

La Diputación de Badajoz modernizará el alumbrado de 143 pueblos, cuyas farolas iluminarán con ledes dentro de unos meses. De momento no han comenzado los trabajos, pero la institución provincial ha logrado una subvención europea para financiar el 80% de la actuación. Son 10,8 millones de euros de los 13,5 millones que supondrá la inversión. La institución asumirá el 20% restante con fondos propios.

La subvención procede del IDAE y está destinada a proyectos singulares de entidades locales que favorezcan una economía baja en carbono. Se encuadra en el programa operativo Feder de crecimiento sostenible 2014-2020.

Además de tramitar las subvenciones, la Diputación lleva meses gestionando los dos concursos. Por la cantidad de poblaciones que son y por el importe del proyecto, la institución lo ha dividido en 19 lotes. Se trata de un proceso complejo, al que se presentaron 30 empresas y que durará más del tiempo previsto. En primer lugar, una empresa presentó alegaciones al concurso y, aunque fueron todas desestimadas, retrasó el procedimiento.

Hay dos concursos en marcha para la adjudicación de los trabajos El objetivo es sustituir 27.000 luminarias de vapor de sodio o mercurio por ledes

Por otro lado, el día 31 de julio se publicaron las empresas adjudicatarias de 16 lotes, pero tres (Cedeco, Zafra 1 y Zafra 2) quedaron desiertos. A estos se presentaron diez firmas en mayo y está pendiente de que se adjudiquen.

Los licitadores podían presentar ofertas a todos los lotes, pero solo pueden resultar adjudicatarias a un máximo de tres. De esta forma se busca repartir el trabajo y el dinero.

Desde la institución aseguran que ambos contratos estarán adjudicados el próximo mes. Una vez que comiencen, se prolongarán durante cinco meses.

El objetivo es sustituir 27.000 luminarias por tecnología led en 135 municipios de menos de 20.000 habitantes y ocho entidades locales menores. En todas ellas cambiarán las luminarias tradicionales de vapor de sodio o de mercurio por ledes, además de dotarles de un sistema de telegestión y realizar la preinstalación para poder regular cada farola de manera independiente.

Esto permitiría, por ejemplo, que las luces cerca de los cruces sean más intensas que las que se ubican bajo viviendas a partir de una determinada hora de la noche. La telegestión de cabecera permitirá el control de todas las farolas de la localidad de manera telemática dentro de unos meses. Este sistema facilitará el mantenimiento.

Hay que tener en cuenta que los ayuntamientos tendrán que encargarse de las actuaciones sobre las lineas eléctricas ya existentes en el caso de que sean necesarias.

La mejora del alumbrado público es una de las dos medidas recogidas en el Plan SmartEnergía, que también contempla la mejora de la eficiencia energética de edificios públicos a través de energías renovables.

La Diputación de Badajoz invertirá un montante total de 27,5 millones de euros para desarrollar el citado Plan SmartEnergía, que quieren presentar en septiembre.

Con este proyecto, la entidad provincial extiende a los pueblos pequeños una mejora que han hecho las grandes ciudades, como Cáceres o Badajoz. El Ayuntamiento de la capital pacense cambió este verano las luces de 22.000 farolas de la ciudad por ledes usando financiación europea. Mérida también tiene ledes en las calles, pero el servicio está privatizado y lo gestiona Endesa.

La modernización del alumbrado se hace porque las ledes reducen el resplandor luminoso y, por tanto, la contaminación lumínica. Además, es menos contaminante con el medio ambiente y es más barato, dado que consumen menos que las luces tradicionales. El contrato apunta a un ahorro del 60%. De ahí la importancia de esta operación en los pueblos, que verán reducida su factura de una manera importante.

Vox pregunta

Por su parte, Vox registró ayer un escrito dirigido al presidente de la Diputación, Miguel Ángel Gallardo, sobre este concurso. Cuando se convocó, el representante de Vox, Antonio Pozo, era diputado provincial. El ahora concejal de Guadiana del Caudillo pregunta si los concursos han tenido en cuenta la obligatoriedad de legalizar cada cuadro de mando ante la Dirección general de Industria, así como diversa documentación.

A su juicio, la institución provincial no ha previsto todos esos documentos en los concursos. Por ello pregunta si serán los ayuntamientos o las empresas adjudicatarias las que tengan que afrontar los gastos derivados de esa documentación.