Detienen en Badajoz a un pederasta portugués que huyó en 2002 y cambió de identidad

Fue detenido por los agentes del GIAT de la Guardia Civil. :: hoy/
Fue detenido por los agentes del GIAT de la Guardia Civil. :: hoy

La investigación ha sido llevada por la Guardia Civil después de que el hombre solicitara el canje del carné de conducir con su nombre falso

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Un ciudadano portugués condenado en 2002 a casi cuatro años de prisión por abusar de una niña de diez años fue detenido el 18 de febrero en Badajoz tras residir en la ciudad durante los últimos 15 años utilizando una identidad falsa. Actualmente tenía su domicilio en la zona centro.

La sentencia que pesaba sobre este prófugo, que ahora tiene 79 años, fue dictada por los tribunales portugueses en el año 2002, pero José Manuel A. C. S. jamás llegó a cumplirla porque antes de ser localizado decidió huir a España.

Cuando las autoridades portuguesas descubrieron que había desaparecido, emitieron una orden europea de detención y entrega. Pero en los 17 años transcurridos no se había logrado dar con el paradero de un pederasta que vive desde entonces bajo la identidad de un personaje que jamás ha existido.

El prófugo comenzó a utilizar un documento de identidad con un nombre falso en el año 2004

Durante quince años ha vivido en la capital pacense, donde no había levantado sospechas hasta ahora

Fuentes próximas al caso han confirmado que este hombre decidió marcharse de Portugal después de ser condenado a tres años y ochjo meses de prisión por un delito de abusos sexuales sufrido por una menor que tenía diez años.

Con esa pena era seguro su ingreso en prisión, por lo que decidió poner tierra de por medio y trasladarse a España, donde vivía utilizando un nombre ficticio desde 2004. Para ello, logró un NIE (Número de Identidad de Extranjero) en el que figuraba su nueva identidad de ciudadano portugués afincado en España.

En ese documento no aparecía ya su nombre auténtico, sino el de Luis M. S., que es el que ha utilizado desde entonces para no levantar sospechas. Además, logró un permiso de conducir portugués en el que también figuraba esa misma identidad. Incluso abrió cuentas bancarias.

Ese cambio de identidad le permitió vivir tranquilo durante tres lustros. Se cree que la mayor parte del tiempo lo pasó en la ciudad de Badajoz, donde llegó a tener pareja, aunque en la actualidad vivía solo.

Su formación -quienes lo conocen aseguran que tiene dos carreras- le permitió establecer relaciones con personas ligadas a Portugal. Incluso tomó parte en la confección de cursos de portugués dado su conocimiento de la lengua y la cultura portuguesa.

Esa era su vida cuando a comienzos de este año decidió dar un paso más en la consolidación de su falsa identidad. En esta ocasión no buscaba un NIE que le permitiera identificarse como ciudadano portugués residente en España sino un carné de conducir expedido por el Estado español para poder utilizar su vehículo sin limitación alguna.

Hasta ese momento tenía en su poder una licencia portuguesa en la que aparecía su nombre inventado. Con ella podía circular temporalmente en España, pero legalmente estaba obligado a canjearlo por un carné de conducir español.

Pidió el canje

Esa limitación no debía haberle supuesto un problema en los 15 años anteriores, pero por razones que se desconocen decidió solicitar el canje para legalizar su situación. La norma obliga a los ciudadanos comunitarios a realizar el cambio cuando lleven más de seis meses residiendo en España.

La obtención es automática si ya poseen el carné de conducir portugués. Sólo es necesario entregar la licencia expedida al otro lado de la frontera, aportar la documentación requerida y rellenar un formulario.

Ese trámite lo realizó en la oficina de Tráfico de Badajoz, pero en la comprobación realizada por los funcionarios se detectaron indicios de falsedad tanto en el permiso de conducir portugués como en el «billete de identidad».

De la investigación se hizo cargo el Grupo de Investigación de la Agrupación de Tráfico (GIAT) de Badajoz, que en la primera fase de la operación contó con la colaboración de las autoridades policiales portuguesas.

De ese modo pudieron averiguar que la filiación de la persona que aparecía reflejada en los documentos no constaba ni había constado nunca en los archivos policiales de ese país, por lo que los agentes concluyeron que esta persona había estado residiendo en Badajoz durante 15 años bajo una identidad ficticia utilizando documentos oficiales y privados falsos.

Una vez que se constató la acción delictiva, el pasado 18 de enero se procedió a su detención. De forma inmediata fueron reseñadas su huella dactilar y su fotografía, comprobándose que su verdadera identidad se correspondía con la de un ciudadano portugués que había sido condenado en el año 2002 a casi cuatro años de cárcel por abusar de una menor en territorio luso.

Sobre el detenido pesaba desde entonces una orden europea de detención y entrega, por lo que fue arrestado y puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, cuya sede está en Madrid.

En libertad con cargos

Allí se celebró una vistilla en la que el detenido se acogió a su derecho de cumplir en España la condena que tiene pendiente en Portugal y el juzgado competente decidió ponerlo en libertad con cargos con la obligación de presentarse en sede judicial cada 15 días.

A la hora de tomar esa decisión tuvo en cuenta que el condenado tiene un fuerte arraigo en Badajoz, la ciudad en la que ha vivido durante los últimos quince años con una identidad falsa.

A la condena de cárcel pendiente en Portugal se suman ahora los cargos derivados de un presunto delito de falsedad documental.