El desbroce de la Alcazaba de Badajoz contra los incendios lleva un año estancado

Exterior de la Alcazaba repleto de maleza y con la huella de los incendios. :: Pakopí/
Exterior de la Alcazaba repleto de maleza y con la huella de los incendios. :: Pakopí

La licitación se anunció por segunda vez en julio y a estas alturas de agosto todavía no se ha limpiado

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

En el baluarte frente a la plaza de toros se ven las famosas muescas que dejaron los ingleses incrustadas en la pared durante la toma de Badajoz de 1812.

Algunos guías turísticos de la ciudad se la muestran a los grupos de interesados y continúan el recorrido hasta la Alcazaba por el parque de la Legión, como hicieron las tropas inglesas. El camino de los ingleses está salpicado de senderos, montículos que dejaron allí los chicos del BMX y mucho pasto seco que siempre arde.

La hemeroteca está llena de incendios en la ladera de la Alcazaba cada verano. Pegada a la carretera de cincunvalación y con paso continuo de paseantes se convierte en un aviso habitual para los bomberos.

El Ayuntamiento lleva casi un año tratando de acotar el problema.

El verano pasado un incendio llegó hasta el lienzo restaurado de la muralla y el Consistorio anunció en otoño un plan de actuación para dejarlo a punto antes de que llegara de nuevo la primavera.

Este primer intento naufragó porque las empresas que se presentaron no incluyeron un proyecto arqueológico de control durante la limpieza, según explicó la portavoz municipal María José Solana.

El tiempo se echó encima y no hubo noticias hasta mediados del mes pasado . El 16 de julio publicó el perfil del contratatante el concurso para la limpieza y tratamiento de las laderas de la Alcazaba y del antiguo vivero de la ciudad, situado en la parte alta del parque de la Legión.

Los socialistas le recordaron hace pocos días al gobierno local que a estas alturas de verano ya resultaba poco efectiva la licitación de la obra después de un año anunciándolo.

El presupuesto inicial asciende a 148.000 euros y la empresa adjudicataria tiene mes y medio para retirar toda la maleza y limpiar el terreno que hay entre la circunvalación y el monumento.

Limpiar en una zona escarpada sin dañar los restos arqueológicos solo puede hacerse a mano.

En la zona más próxima al monumento se aplicará un tratamiento químico con herbicidas para evitar que la vegetación crezca descontrolada. En el resto de la ladera y en el antiguo vivero solo se desbrozará la vegetación para que vuelva a crecer.

Los desniveles tan acusados del terreno aconsejan algo de masa vegetal sobre la tierra para proteger al monumento de las esconrrentías de tierra tras las lluvias.

La maleza y el pasto quemado del exterior contrasta con la zona ajardinada del interior. Hay que tener en cuenta que la ladera cuenta con la misma protección patrimonial que el propio recinto amurallado. Tiene consideración Bien de Interés Cultural (BIC) y, por tanto, cualquier intervención requier de autorización previa.

Las catas realizadas entre 1979 y 1980 arrojaron importante información sobre la ocupación de la ladera por el antiguo barrio de Badajoz, el arrabal oriental del siglo XI.

De ahí que los adolescentes que descubieron en este desnivel hace algunos años como campo de entrenamiento perfecto para practicar saltos en bicis de BMX tuvieran que dejar de cavar montículos y pasarelas. No sabían que estaban sobre restos arqueológicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos