Corredores y ciclistas desafían a la lluvia en Badajoz

Más de 1.500 deportistas de todas las edades se inscribieron en las diferentes pruebas deportivas del Desafío San Fernando

José M. Martín
JOSÉ M. MARTÍN

La jornada empezó con el final de la prueba más dura del Desafío San Fernando. A escasos segundos de las diez de la mañana y tras 24 horas y 57 minutos de recorrido, los dos últimos participantes de la carrera de 123 kilómetros cruzaron andando la meta situada en la base General Menacho. Fue la ovación del día, aunque pocas fuerzas les quedaban para recibirla. Su último esfuerzo fue para subir al podio y posar junto el general jefe de la Brigada Extremadura XI, Francisco Javier Romero, que acudió a felicitarles.

Ellos fueron dos de los más de 1.500 deportistas que se inscribieron en las carreras y pruebas ciclistas del fin de semana, entre los que hubo más de 250 niños. Sin embargo, la participación real fue algo menor. La lluvia provocó bajas e hizo que el barro fuese la medalla que todos se llevaron a casa.

Instantes después de la finalización de la Ultraibérica, cerca de las 10.15, la línea de salida se llenó de ciclistas dispuestos a completar los 40 kilómetros de un recorrido que discurría en su totalidad dentro de la base. Si todavía quedaba alguien adormilado, la salva de cañón que marcó el inicio de la prueba terminó por despertar a la concurrencia. Hubo quien estuvo a punto de caerse de la bicicleta.

Avisados estaban los corredores las 10.30 para la salida conjunta del cross de 10 y de 21 kilómetros, pero el cañonazo volvió a asustar a más de uno.

El circuito estaba pesado y el primero en atravesar la meta, Ezra Tapia, invirtió 38 minutos y 29 segundos. Gema Cima venció en la categoría femenina con un tiempo de 49:39. En la distancia larga Antonio Trigo (1:24:11) y Ana Belén Hermosa (1:40:55) fueron los ganadores.

En la prueba ciclista llegó la polémica. La clasificación oficial registra que se impusieron Manuel Llano (1:29:37) y Elvira María Vaca (2:22:31). Sin embargo, algunos problemas con la señalización del recorrido, muy duro a causa del barro, hizo que no todos los participantes completaran el mismo trayecto, con lo que puede que haya modificaciones en el resultado final.

Niños

Las competiciones para los más pequeños arrancaron al mediodía. Carreras de sacos y una prueba de obstáculos en las que los militares derrocharon paciencia con los pequeños, a los que facilitaron el paso por los ejercicios más difíciles, y sus padres, muchos de los cuales entraron en el recorrido para acompañar a sus hijos.

Temas

Badajoz