Los conserjes se incorporarán esta semana a los colegios de Badajoz

Una pancarta reclamando contar con un conserje en el colegio Lope de Vega. :: HOY/
Una pancarta reclamando contar con un conserje en el colegio Lope de Vega. :: HOY

A finales de diciembre muchos contratados, de la bolsa de empleo de limpiadores, ya acudieron a los centros escolares para presentarse

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Los juguetes de los Reyes Magos no serán las únicas novedades que se verán esta semana en la vuelta al colegio de los niños tras las Navidades. Las familias pacenses se encontrarán un nuevo empleado en los colegios, el esperado conserje. Será quien abra y cierre las puertas y conteste al teléfono, entre otras tareas.

El Ayuntamiento de Badajoz aún no ha anunciado la incorporación de los conserjes, pero HOY ha podido confirmar que ya se ha contratado al personal a través de una bolsa de empleo de limpiadores. El Consistorio envió un email el 21 de diciembre a los colegios de la ciudad para confirmar que, tras las Navidades, contarían con un refuerzo que asumiría parte de las funciones que anteriormente realizaban los conserjes. Estas fueron las condiciones que ofreció un mes antes la concejala de Colegios, María José Solana, en una reunión con los directores de los centros de Infantil y Primaria y representantes de las ampas.

Además, en algunos colegios los conserjes ya han acudido para presentarse y comenzar a conocer el centro. Son personas que forman parte de la bolsa de limpiadores de colegios que el Consistorio convocó en el año 2013. Esta lista no ha avanzado mucho en estos años porque, en algunas escuelas, los responsables de la limpieza se han contratado a través de subcontratas.

Controlarán las puertas, harán recados, limpiarán, se ocuparán de la caldera y contestarán al teléfono

Las contrataciones para los 28 centro de la ciudad tampoco se han realizado directamente de la bolsa. En algunos casos se ha contratado a personas que ya estaban trabajando como limpiadoras en los colegios, pero para desarrollar las nuevas funciones.

Estas funciones, según se comprometió en su día María José Solana, serán abrir y cerrar las puertas de los centros, realizar recados, controlar la caldera, completar tareas de limpieza (actualmente solo hay limpiadores por la tarde en los centros) y contestar al teléfono. Los directores de colegio pidieron en noviembre, en la reunión, que las tareas quedasen cerradas por escrito para evitar problemas, pero la medida no se concretó. Por tanto afrontan la vuelta a las aulas con satisfacción, por incorporar un empleado que cumplirá la mayor parte de las funciones que pedían, pero con incertidumbre hasta comprobar si la fórmula propuesta por el Consistorio es efectiva.

La jornada de los nuevos conserjes será de 8.00 a 15.00 horas y, como es habitual en las bolsas de empleo, serán contratados por seis meses prorrogables otros seis.

Una laguna en las funciones

La principal laguna en las funciones de los nuevos conserjes es que no podrán acompañar a los niños que entren y salgan del colegio, tal y como pedían los docentes. Los profesores aseguran que esto supone un riesgo para los alumnos. Por ejemplo, cuando un niño se pone enfermo, su tutor debe abandonar el aula para llamar a los padres y luego acompañarlo hasta que lo recogen. Eso supone dejar solos a los 24 alumnos restantes.

Sin embargo, la edil de Colegios justificó que los trabajadores que va a aportar el Ayuntamiento no pueden asumir estas funciones, y tampoco otras como hacer fotocopias, por considerar que estas tareas son propias de las labores educativas. El Consistorio es responsable de la limpieza y el mantenimiento de los colegios de Infantil y Primaria, pero las funciones formativas dependen de la Junta de Extremadura.

En el futuro, la forma de contratar a los conserjes podría cambiar. Así lo demandó la Freampa (Federación Regional de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos). Su presidente, Joaquín León, propuso que el Ayuntamiento cree una bolsa específica de conserjes que sirva para cubrir mejor las funciones que necesitan los colegios.

Archivo

El enfrentamiento por los conserjes comenzó en septiembre de 2017 cuando el Ayuntamiento trasladó al conserje del colegio Arias Montano, el último centro que contaba con este apoyo. Este centró protestó, pero los responsables municipales desoyeron las quejas y eliminaron la figura del conserje de la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) del Consistorio.

Tras esto, la protesta del Arias Montano se fue extendiendo y se implicaron todos los centros públicos de la ciudad. Los 26 directores de escuelas en el casco urbano dieron una rueda de prensa y 16 incluso decidieron boicotear las actividades municipales. Finalmente el Consistorio convocó una reunión, hizo una propuesta y cerró el conflicto.

 

Fotos

Vídeos