Comienza la construcción de la plataforma única en la calle López Prudencio de Badajoz

Eliminación de las aceras en la calle López Prudencio. :: casimiro moreno/
Eliminación de las aceras en la calle López Prudencio. :: casimiro moreno

Ha sido cerrado uno de los dos únicos accesos a la Plaza de España, el que llega desde San Andrés, y continúa interrumpido el tráfico en la calle San Blas

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Solo hay una forma de acceder en coche a la Plaza de España: subir por la calle Zurbarán. El otro acceso, por López Prudencio, ha sido cerrado para comenzar la construcción de la plataforma única en esta calle, un trabajo que se alargará, al menos, dos meses.

La obra de colocación de la plataforma única en López Prudencio forma parte de un lote que también extenderá este nuevo firme por la calle San Blas, un tramo de Arco Agüero y la Plaza de Cervantes (San Andrés). En total, el Ayuntamiento invertirá en estas vías del Casco Antiguo 400.000 euros de los fondos europeos Edusi.

La reforma comenzó a mediados de noviembre en la calle San Blas. Aunque el plazo de ejecución de la plataforma en cada calle es de dos meses, en esta vía los trabajos aún no han terminado. Ya se han instalado las losetas de granito en los laterales, pero faltan los adoquines, del mismo material, que rematarán el suelo en la parte central. Al usar dos formatos de baldosas, se separará una zona como acera y otra como calzada, aunque quedarán a la misma altura.

La plaza de San Andrés ha sufrido atascos debido al cambio del tráfico de la zona

Mientras concluye San Blas, ya han comenzaron las obras en López Prudencio y en el tramo de Arco Agüero que une ambas vías, en las traseras del Museo Catedralicio. Por tanto, las vías que unen San Andrés y la Plaza de España han quedado cerradas. No se permite la circulación de vehículos, ni siquiera los que tienen garajes en la zona, porque el primer paso de la obra es demoler el firme existente.

En el caso de López Prudencio, además, la obra incluirá la sustitución de la red de abastecimiento de agua. Esta medida se toma porque la tubería de esta zona es de fibrocemento, por lo tanto, sensible a las roturas. El objetivo es sustituirla por otra para evitar tener que levantar la plataforma única después de su instalación. Esta misma medida se aplicará en las calles Santo Domingo y José Lanot. Esto provocará, eso sí, que la obra se alargue algo más.

Una vez sustituida la red, el siguiente paso será regularizar y reforzar el firme con una solera de hormigón a la que dan la pendiente necesaria al centro para la evacuación de aguas a la red de imbornales. Con la evacuación al centro de las aguas pluviales se consigue, además de alejarla de las fachadas y edificaciones, mejorar la circulación peatonal en épocas de lluvias. Por último, se instalará el firme. Primero las losetas laterales en granito gris de Quintana y, finalmente, los adoquines del centro.

Tras San Blas, López Prudencio y Arco Agüero, el proceso se extenderá hasta la propia Plaza de San Andrés, donde se eliminarán los aparcamientos con los que cuenta actualmente.

Impacto en el tráfico

Los primeros días tras el corte de López Prudencio se han producido molestias para los conductores. Muchos acceden al centro desde San Roque a través de la Plaza de Cervantes. «Deberían avisarlo en Ronda del Pilar», le gritó enfadado un conductor a uno de los operarios, que respondió resignado: «Ni que fuese culpa nuestra».

«Hay mucho follón. La gente sube por la calle Doblados para ir para el Ayuntamiento y se encuentra el pastel. Además, están pasando todo el día camiones y grúas y está difícil circular. Es una plaza estrecha», explica María Jesús Barola, vecina de la zona.

Los residentes de la zona monumental han pedido que las restricciones de tráfico sean definitivas. Tanto la asociación de vecinos del barrio como la Plataforma SOS Casco Antiguo reclaman que se aproveche la obra para que solo los vehículos de los propietarios de viviendas y negocios puedan circular por estas calles. Resaltan que en la mayor parte de las capitales, las áreas antiguas son peatonales.

De hecho, el nombre oficial de la obra adjudicada por el Ayuntamiento es 'peatonalización de espacios'. Sin embargo, tras la instalación de la plataforma única, no será peatonal, ni siquiera se sabe si se restringirá parte del tráfico. El Consistorio solo indicó que estudiaría las distintas opciones. Los vecinos señalan que la plataforma única es una gran ventaja, pero que puede ser un riesgo en calles tan estrechas porque los coches se acercarán mucho a los peatones. Por eso también insisten en que se reduzca el paso de coches.