Coche compartido, equipaje etiquetado

La Guardia Civil aconseja etiquetar el equipaje para evitar malentendidos. :: j. v. arnelas/
La Guardia Civil aconseja etiquetar el equipaje para evitar malentendidos. :: j. v. arnelas

La Guardia Civil ha detenido en la región a dos narcotraficantes que concertaron su viaje por Blablacar

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

A finales de 2017, la Audiencia Provincial de Zaragoza absolvió a un joven de 31 años para el que la Fiscalía proponía una pena de cuatro años de prisión. Contra él pesaba la acusación de haber ocultado en el puño de su chaqueta una cajetilla de tabaco que contenía 13 papelinas de speed.

Lo llamativo de esa sentencia es que la aprehensión de la droga se realizó en el interior de un vehículo que en ese momento realizaba un desplazamiento concertado a través de la plataforma Blablacar.

Más información

El acusado por esos hechos era un onubense que regresaba a Huelva para pasar la Navidad de 2016. Para ello, contactó con un hombre que iba a realizar ese mismo desplazamiento en un coche de su propiedad. A ellos se unió una mujer que compartía ruta.

En mayo fue detenida en Monesterio una mujer que transportaba 13 gramos de cocaína y una balanza

Cuando el propietario de la chaqueta en la después apareció la droga subió al coche, ocupó el asiento del copiloto, mientras que la mujer se colocó en un asiento trasero.

Nada más iniciarse el viaje, el onubense que viajaba como copiloto se quitó la chaqueta y la depositó en la parte trasera de su asiento, con las mangas colgando a ambos lados.

Poco después, se cruzaron con un vehículo policial y el conductor comenzó a realizar maniobras extrañas y agresivas que llamaron la atención de los agentes. En ese momento, la mujer se abalanzó sobre la parte delantera del coche «quedando totalmente incorporada».

Los policías les dieron el alto. Después, cachearon a los ocupantes y descubrieron que en un bolsillo de la manga de la chaqueta colocada en el asiento de copiloto había un paquete de tabaco que contenía 13 papelinas de speed (0,7 gramos).

El joven que ocupaba ese asiento reconoció que la prenda era suya, pero negó haber colocado allí la droga. Aseguró que alguien la había puesto sin que él lo supiera, pero terminó siendo detenido y, pocos meses después, juzgado.

Finalmente, La Audiencia Provincial de Zaragoza lo absolvió por falta de pruebas. En la sentencia no se descartaba que la droga pudiera haberla colocado en ese lugar el conductor del coche o la mujer que viajaba en la parte trasera.

En ese caso, el propietario de la chaqueta fue absuelto, pero casos parecidos son cada vez más frecuentes. El más reciente ocurrió a comienzos de mayo, cuando la Guardia Civil detuvo a una vecina de Madrid que había recurrido a Blablacar para concertar un viaje que debía llevarla desde el sur de España hasta Madrid.

En este caso, una conductora recogió a esta mujer y a otra persona que se dirigían a la capital de España. Por tanto, eran tres las personas que ocupaban el vehículo cuando fue interceptado por la Guardia Civil en la carretera nacional 630, dentro del término municipal de Monesterio.

La nota policial explicó que cuando los agentes identificaron a los tres ocupantes notaron un cierto nerviosismo en una de las mujeres, por lo que decidieron registrar sus pertenencias. Así descubrieron que ocultaba 13 gramos de cocaína (unas 60 dosis), una balanza de precisión y 1.335 euros que supuestamente procedían de la venta de estupefacientes.

El propietario del coche es el responsable del equipaje de los pasajeros, por lo que puede revisar el contenido y pedir que lleven el nombre

La nota remitida por la Guardia Civil dejaba claro que los otros dos usuarios del vehículo «desconocían» la existencia del alijo, por lo que sólo detuvieron a esa mujer como supuesta responsable de un delito contra la salud pública.

Pero aunque no fueron arrestados, ambos se llevaron un buen susto. Especialmente la conductora, que temió verse implicada en un suceso que nada tenía que ver con ella.

Manuel Rubio Leal, portavoz de la Oficina Periférica de Comunicación de la Guardia Civil de Badajoz, ha informado que el responsable de todos los objetos que se encuentran en el interior de un vehículo es el conductor, incluido el equipaje de los pasajeros, por lo que puede revisar sus equipajes. «El conductor tiene derecho a saber y comprobar su contenido, como también los viajeros pueden pedirle al conductor que les muestre su permiso de conducir y el seguro del vehículo».

En Zaragoza fue absuelto un joven porque no se probó que fuera suya la droga que había en su chaqueta

Como consejo práctico, Rubio Leal aconseja a quienes utilicen este sistema de transporte etiquetar el equipaje «bien con el DNI o con otro tipo de tarjeta identificativa. De ese modo queda claro quién es el propietario de las pertenencias si surge un conflicto de este tipo.

En la página web de Blablacar se confirma también que el conductor es responsable de todo lo que se encuentre en el vehículo, por lo que puede revisarlo para evitar posibles sorpresas como las ocurridas en Zaragoza y Monesterio.