Condenan en Badajoz a una clínica que diagnosticó por error un cáncer de piel

Condenan en Badajoz a una clínica que diagnosticó por error un cáncer de piel

Deberá pagará 25.000 euros a una paciente a la que atribuyó la muestra de un melanoma maligno de otro enfermo

EFE

La Audiencia pacense ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por una clínica privada a la que el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Badajoz condenó a indemnizar con 25.000 euros a una paciente a la que se le transmitió por error de un laboratorio que tenía un lunar maligno, un cáncer de piel, cuando en realidad no lo era.

Según la sentencia de la Audiencia provincial, la mujer acudió a la clínica en noviembre de 2016 para la extirpación de un lunar, que en principio no presentaba síntomas externos de malignidad.

A raíz de la intervención se recogió una muestra de la paciente para proceder a su análisis en unos laboratorios de Badajoz, donde con ocasión de la recogida de muestras se produjo un error de etiquetado, cuando se le atribuyó a la mujer una muestra que pertenecía a otro paciente.

«Su muestra era benigna, pero la que no era suya y que por error había sido etiquetada a su nombre fue diagnosticada como maligna, con el diagnóstico literal carcinoma basocelular infiltrativo que afecta a bordes quirúrgicos laterales y focalmente al borde profundo de resección, nevus melanocítico compuesto, bordes de resección libre de lesión», se indica en la sentencia.

El centro sanitario «tuvo conocimiento del informe de anatomía patológica en diciembre de 2016, y, tras su examen, advirtió que presentaba un error en el diagnóstico, al atribuirse a la mujer una muestra de un tercero, y no en vano puso en conocimiento del laboratorio esta circunstancia».

Sin embargo, la mujer recogió el informe de anatomía sin que éste hubiera sido subsanado y sin que la clínica le informara del error.

Dado que la biopsia indicaba que padecía un cáncer de piel, la mujer acudió a una consulta privada de dermatología en Sevilla para ser aconsejada sobre las distintas opciones de tratamiento.

Al indicársele que debía volver a ser intervenida, y al solicitar una copia de la biopsia para poder tramitar su baja laboral, la mujer pudo comprobar al examinarla que si bien todos los datos coincidían con su informe, el diagnóstico era únicamente «nevus melanocítico compuesto, bordes de resección libres de lesión».

Por culpa del diagnóstico de carcinoma, la paciente sufrió un «grave episodio de angustia».