Badajoz ronda ya los 15.000 parados gracias al descenso registrado el año pasado

Badajoz ronda ya los 15.000 parados gracias al descenso registrado el año pasadoGráfico

2018 cerró con 14.807 desempleados en la ciudad, pero en enero la cifra volvió a subir hasta los 15.273

EVARISTO FDEZ. DE VEGA

Durante el año 2018 el paro se redujo en Badajoz por quinto año consecutivo y el número de desempleados se situó por debajo de 15.000. Esas cifras no se veían en la capital desde el año 2009, pero aún quedan lejos del mínimo histórico reciente registrado en 2006, cuando llegó a haber 9.998 desempleados en la ciudad.

Al cierre de 2018, el número de inscritos en las oficinas del Servicio Extremeño de Empleo (Sexpe) ascendía a 14.807. Eso supone que había 1.169 parados menos que en diciembre de 2017. Con esta reducción se afianzaba la tendencia a la baja que experimenta el desempleo desde 2013, cuando se registró el mayor número de inscritos en el Sexpe.

Más

Entonces se contabilizaron 19.884 personas sin trabajo que habían comunicado su deseo de trabajar a las oficinas públicas que ponen en contacto a los desempleados con quienes precisan mano de obra.

La reducción global en los últimos cinco años ha sido de 5.077 personas. Pero si ese dato es positivo, más aún lo es la aceleración que experimentó en 2018 el ritmo de la reducción del desempleo. La bajada en esos doce meses fue de 1.169 desempleados, una cifra sensiblemente superior a la que se registró en 2017, cuando el descenso fue de 685.

El mejor año desde que comenzó la recuperación económica fue 2014, con 1.418 desempleados menos. «Evidentemente es una buena noticia que el pasado año se cerrara con menos parados que 2017, pero el hecho de que siga habiendo 14.807 desempleados en la ciudad de Badajoz no puede ser considerado una buena noticia», afirma Ricardo Salaya, secretario de Formación y Empleo de UGT Extremadura.

Desde este sindicato se reconoce la mejora que está experimentando el mercado laboral en la ciudad, pero más allá de que el número de demandantes de empleo se haya reducido, se alerta de la precarización que sufren quienes están accediendo al mercado laboral. «Son trabajos temporales, muy volátiles. Y se mantiene una altísima diferencia entre hombres y mujeres: no puede ser que cuando hay más empleo la incorporación de las mujeres sea más lenta que la de los hombres, y que cuando aumenta el paro afecte el doble a las mujeres que a los hombres».

Esta apreciación queda corroborada por los datos. La reducción del paro en 2018 entre los hombres (-693) es mayor que entre las mujeres (-476) a pesar de que el número de varones inscritos en las oficinas del Sexpe el 1 de enero de 2018 era menor (7.016) que el de mujeres (8.960).

Desde UGT se alerta de un segundo problema: los bajos sueldos que perciben los nuevos contratados. «Las empresas están desechando a los trabajadores con más antigüedad que tienen unos salarios dignos y los sustituyen por jóvenes a los que se contrata por el tiempo estricto que los necesitan: por días, por horas e incluso por minutos. Con ese sistema no puede haber unos sueldos dignos».

Mejor en servicios

El análisis del mercado laboral en la ciudad de Badajoz también permite constatar que la mayor reducción en el número de demandantes de empleo se ha registrado en el sector servicios, que cerró 2018 con casi mil parados menos que 2017.

Con todo, es este sector el que suma en Badajoz un mayor número de parados puesto que el día 31 de diciembre de 2018 estaban inscritas en las listas del Sexpe 10.798 personas (3.996 hombres y 6.802 mujeres) que buscaban un puesto de trabajo de este tipo.

También el resto de sectores han experimentado una mejora, aunque ha sido de menor alcance: agricultura (-125), industria (-78) y construcción (-91).

Escasa inversión

Para Antonio Santiago 'Candelo', delegado de CC OO en la comarca de Badajoz, la evolución del paro en la ciudad sigue una tendencia similar a la que se registra en Extremadura, donde se aprecia un descenso en el número de desempleados más lento que en otras zonas del país. «Estamos sufriendo las secuelas de la reforma laboral y a eso se suma el abandono inversor del Estado en Extremadura. Sólo hay que fijarse en que la subida del paro en enero de 2019 ha sido la más alta desde el año 2014».

En el caso de Badajoz capital, el número de personas que se sumaron a las listas del paro el mes pasado ascendió a 466, por lo que de nuevo se superó la barrera de los 15.000 desempleados. La cifra exacta se situó en 15.273.

El dato es negativo, pero sólo refleja lo sucedido en el primer mes del año, que históricamente registra un crecimiento del desempleo al concluir la campaña de Navidad, que ofrece mucho trabajo temporal.

«Los indicadores apuntan a que el crecimiento económico va a seguir -sostiene Salaya-. Eso generará nuevos empleos, por lo que se prevé que el paro siga bajando en 2019, pero nuestra preocupación está en los bajos salarios que se están pagando. Si seguimos así, la masa de trabajadores pobres no parará de aumentar».

 

Fotos

Vídeos