Badajoz mantiene la ayuda a los toros, a pesar de la caída de público de la feria

Tendidos vacíos la tarde del 22 durante la corrida de Pedrito de Portugal, Lancho y Adame. :: j. v. arnelas/
Tendidos vacíos la tarde del 22 durante la corrida de Pedrito de Portugal, Lancho y Adame. :: j. v. arnelas

El Ayuntamiento ha comprado entradas con 45.000 euros para sortearlas entre los jubilados

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

El Ayuntamiento ha mantenido este año la ayuda a la plaza de toros, a pesar de que la asistencia y la calidad y el número de los festejos -según la crítica y la afición- ha decaído con respecto a los años anteriores. El ciclo taurino, que acabó ayer, no ha convencido. A pesar de ello, la inversión de la ciudad se ha mantenido en 45.000 euros, similar a la de años anteriores según el Consistorio.

Más

Hay ayuntamientos que dan directamente subvenciones a las empresas organizadoras de las ferias, como ocurre en Plasencia. Otros, como Cáceres, eligen firmar patrocinios. Sin embargo, Badajoz compra entradas a la empresa Coso de Badajoz con el fin de sortearlas entre los jubilados. Es una forma de subvención doble. Por un lado, ayuda a la empresa y, por otro, facilita que los mayores acudan gratis a los festejos. «Es una ayuda que revierte en los mayores, que es un colectivo muy aficionado a los toros», explica la concejala Rosario Gómez de la Peña.

Estas entradas, además, son muy demandadas. De hecho, los sorteos públicos se realizan a través de los 17 centros de mayores con unas normas muy claras. El Ayuntamiento ha rifado 2.472 entradas correspondientes a 618 abonos, que distribuye en función del número de socios. Es decir, los centros con más usuarios reciben más entradas. Todas son para el tendido ocho, de sol y sombra.

En 2016, con carteles mejores y un coste mayor, el Consistorio adquirió pases con 43.000 euros

A estas se añaden los pases regalados por la empresa. Hace dos años entregaron 400 entradas para que el Ayuntamiento las repartiera. Este año, sin embargo, han donado 1.350. Todas para la misma corrida y todas sorteadas en los centros de mayores de la ciudad.

El ciclo que terminó ayer ha programado el mismo número de festejos que en años anteriores, pero la calidad ha sido inferior. Eso lo dice un repaso por los carteles de la feria desde 2012. Incluso, el año 2016, cuando la empresa eliminó un festejo y dejó el ciclo con tres, el balance fue mejor porque dos de las corridas tuvieron figuras. Fue, por tanto, más cara. Sin embargo, la subvención de la ciudad se aproximó mucho a la de este año. Rondó los 43.000 euros. En aquella feria los jubilados vieron a Morante de la Puebla, El Juli y Roca Rey el primer día, a Perera, José Garrido y Ginés Marín el segundo, y a los rejoneadores Pablo Hermoso de Mendoza, Leonardo Hernández y Lea Vicens el tercero. Todos los días se pudo ver a valores absolutos en Pardaleras.

Sin embargo, la feria que acaba de terminar ha tenido un corrida con figuras (Enrique Ponce, Antonio Ferrera y Ginés Marín), otra con matadores de un escalafón inferior (Pedrito de Portugal, Israel Lancho y Posada de Maravillas), una de rejones (Joao Moura, Pablo Hermoso de Mendoza y Guillermo Hermoso de Mendoza) y una novillada sin picadores. En años anteriores, las novilladas sí eran picadas, lo que incrementa el coste del festejo para los organizadores.

Resulta muy esclarecedora la comparación de carteles entre este año y el pasado. Los grandes nombres abundaron en 2017. Ponce, Manzanares y Roca; un mano a mano entre Adame y José Garrido; Morante, Talavante y Ginés Marín, formaron los carteles, que completó una novillada sin picadores. La distinción con este año, por tanto, es clara.

De hecho, los carteles de 2018 han desanimado a los taurinos. La plaza llegó a registrar una media entrada el día de la corrida con las figuras, pero el resto no llegó a este aforo.

Este año, además, los carteles se conocieron en Lisboa. Ha ocurrido lo mismo que el año pasado. El día en que la empresa convocó a los medios de comunicación e invitaron al alcalde, Francisco Fragoso, a desvelarlos, Coso Badajoz se presentó con las manos vacías en el Fuerte de San Cristóbal. A 17 de mayo, por tanto, los carteles no estaban cerrados.

 

Fotos

Vídeos