La casa de la riada de la 'autopista' será demolida cuando esté libre de amianto

La vivienda en ruinas donde se ha localizado amianto. :: c. moreno/
La vivienda en ruinas donde se ha localizado amianto. :: c. moreno

La limpieza de este material peligroso, que se detectó al derruir el taller anexo, ya se está llevando a cabo con un equipo especializado

N. R. P.

En breve desaparecerá otra de las viviendas afectadas por la riada. Se trata del edificio que queda en la autopista, en el cruce con José María Giles Ontiveros. Recientemente se demolió un taller de coches anexo, pero no se pudo completar el derribo de estos pisos porque se detectó amianto. Ya han comenzado las labores para extraer este material peligroso y el Ayuntamiento completará la demolición cuando esté limpio.

La eliminación del amianto debe ser realizada por un equipo experto. Ayer llegaron estos operarios a la obra. El Consistorio explicó que, por esta razón, se han retrasado los trabajos de demolición, pero que el edificio desaparecerá posteriormente.

Hace una semanas se llevó a cabo el derribo del taller de coches que había junto a esta casa. Entonces se detectó el amianto y se cerró la estructura con vallas.

Los vecinos de Pardaleras han reclamado en numerosas ocasiones la demolición de estos edificios. Se trata de inmuebles que están dentro del área inundable, es decir, que tras la riada se determinó que no pueden estar habitados. El Consistorio ha ido comprando y demoliendo estos inmuebles en los últimos años.

Las estructuras de la riada, muchas de ellas abandonadas, están en ruinas. El mal estado preocupa a los vecinos cercanos, no solo por la mala imagen, sino por las complicaciones que acompañan a estos edificio. En el caso de los pisos de la autopista, por ejemplo, han sufrido varios incendios que estaban ocupados de forma ilegal. Los drogodependientes usaban estas estructuras para drogarse.

Desde 2003, cuando se estableció la línea inundable, el Ayuntamiento ha invertido 8,6 millones de euros para comprar 246 propiedades entre viviendas, garajes y locales comerciales. También se incluye el gasto en demoliciones, pero aún quedan en pie otras 104 propiedades en pie. Se calcula que faltan 4,5 millones para completar el proceso, pero podría ser más porque los propietarios que quedan por vender exigen más dinero en las expropiaciones.