Carta a Ignacio Gragera

Si usted pretende ser alcalde dentro de dos años, bien haría en dejar de tomar por tontos a los pacenses a los que se debe

Gragera mira hacia otro lado por no querer ver lo evidente, que está sentado a la mesa con Vox. /Casimiro Moreno
Gragera mira hacia otro lado por no querer ver lo evidente, que está sentado a la mesa con Vox. / Casimiro Moreno
Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

A usted que está sentado a la izquierda de Fragoso, le pido que no ignore a quien se coloca a su derecha. A usted, Ignacio Gragera, le pido que no desvíe su mirada para evitar ver a Vox.

Hermanos son los dos de un mismo padre que ya les ha avisado de que coge la puerta en dos años. Y entonces tendrá que ir a rogarle que le devuelva el voto que ya le ha hecho primer teniente de alcalde con un jugoso sueldo. Sin su apoyo, usted no podrá cogerle el relevo a Fragoso, por mucho que el PP lo haya pactado así con su compañero de tripartito.

Ay, Ignacio Gragera, no niegue la evidencia. Que el concejal de Vox, Alejandro Vélez, es ya su mejor aliado. Que usted pudo formar equipo con el PSOE sin necesidad de sumar con el representante de Abascal. Si prefirió seguir el camino guiado por Rivera y sentarse con las derechas no quiera ahora negar el apoyo que le sujeta.

Bien haría usted, Ignacio Gragera, que pretende ser alcalde a mitad de legislatura, en dejar de tomar por tontos a los ciudadanos a los que se debe. Admítalo sin complejos. Telefonee a esos cargazos de Madrid que han negociado en su nombre y pídales que le permitan dejar de hacer el ridículo. Que ellos discutan en Murcia y se peleen por encontrar alguien a la altura de Cifuentes para la Asamblea madrileña. En Badajoz tenemos lo que ustedes han pactado y es tremendamente feo que quieran hacer ver lo que no es. Ya puede repetir mil veces que en su equipo no está integrado el edil de Vox, que eso no lo va a convertir en realidad.

Tenga usted en cuenta que no es el primer tercero en unas elecciones que se erige en triunfador, y que tampoco es el primero que se beneficia de un pacto. Pero puede usted, Ignacio Gragera, ser el primero en alzar la voz desde Badajoz y decirle a su partido que no pasa nada. Que en la base de la democracia están los acuerdos. Y que los votos que respaldan a Alejandro Vélez valen exactamente lo mismo que los suyos. Aunque lo haga en la voz bajita de una pequeña capital de provincias en la frontera a la que Madrid solo ha mirado esta semana gracias a su pacto.

De paso, muéstrenos que hay un hilo de esperanza en ese Ayuntamiento. Ahora que Cs ha llegado abanderando la regeneración. Usted y su equipo, que a pesar de ser cuatro van a agilizar la concesión de licencias, organizar el Carnaval, poner orden en los 1.500 trabajadores municipales y hasta potenciar las relaciones con Portugal. Confiese la verdad, que la credibilidad es un valor que cuesta mucho ganar y muy poco perder.

Enséñenos que sabe que su trabajo en el Consistorio no es hacer pasar por blanco lo que es negro. Que ha venido a mejorar la ciudad sumando su esfuerzo al de Fragoso porque así lo han decidido. Usted, el portavoz del Ayuntamiento, no lance mensajes contradictorios. Ignacio Gragera, asuma ya que se ha sentado a la misma mesa que Vox.