La cara B del Casco Antiguo pacense