El campus de Badajoz se abre por un día a los alumnos de Bachillerato

Alumnos de Bachillerato en el auditorio de Ciencias, ayer por la mañana. :: J. V. Arnelas/
Alumnos de Bachillerato en el auditorio de Ciencias, ayer por la mañana. :: J. V. Arnelas

Los preuniversitarios recorren los aularios y conocen a sus futuros compañeros de facultad

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

Una docena de autobuses aparcaron ayer a las diez y media junto a la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales del campus pacense. Hasta la avenida de Elvas llegaron jóvenes de toda la región que en pocos meses dejarán atrás el instituto.

Allí le esperaban voluntarios del Consejo de Alumnos de la Universidad de Extremadura para enseñarles las instalaciones y resolverles dudas sobre los estudios que se ofertan en Badajoz.

Pablo Márquez, Manuel Barroso, Manuel Aragüete y Esteban García estudian en el Virgen de Gracia de Oliva de la Frontera. A mediodía rellenaban una encuesta en el aulario de la Facultad de Química. A los tres primeros les interesa el grado de Bioquímica. No escondían su sorpresa. Esperaban un campus más pequeño. La mañana les dio para comprobar que no son los únicos con dudas sobre su futuro. «Todos estamos entre una o dos carreras», afirman.

«Las carreras de ciencias no son tan difíciles, yo noto menos presión que en selectividad»

«Las carreras de ciencias no son tan difíciles, yo noto menos presión que en selectividad» Jara Campillo Difusora

Esteban, sin embargo, se tomó la excursión con algo más de distancia. Futuro aspirante a policía nacional, ya busca academia de preparación. La universidad, de momento, le encaja como plan B. A Badajoz vino por si cambia de opinión y se saca un grado antes de ponerse con las oposiciones.

A los cuatro amigos del instituto de Oliva le guiaron por las instalaciones voluntarios como Nuria Rodríguez. Llevaba una chapa en la que se leía 'Difusora' y cargaba con un cartel bien visible de 'Química' para los interesados en pasar por la zona donde se imparte esta carrera. Nuria estudia Biología y saca tiempo para las actividades del Consejo de Estudiantes. Colabora con la jornada de puertas abiertas porque cree que la orientación previa puede evitar muchos disgustos. «Me matriculé en Ambientales en Alcalá de Henares hace ocho años pensando que tenía que ver con el Medio Ambiente y me di cuenta que era para estar en un despacho firmando documentos y autorizaciones para las empresas».

A los cuatro meses lo dejó y se matriculó en un módulo de FP de laboratorio. «Volví a la universidad porque necesitaba probar y que me saliera bien». Poca gente, advierte, se lee el plan docente de una carrera antes de alistarse. Jara Trujillo, como delegada de Ciencias, habló ante más de 150 interesados. Fue muy clara. «Te asustan y te dicen que las carreras de ciencias son difíciles. Aquí muy poca gente termina en cuatro años, pero yo noté menos presión que en Segundo de Bachillerato. No hay que verlo como un drama»

Como alumna veterana, Jara recomienda a los iniciados que tengan en cuenta el precio de las segundas matriculaciones de las asignaturas que se suspenden. «Suben un montón las tasas».

Isabel Prieto y Ana Moruno pasaron la mañana en el otro extremo del campus. Sus planes de futuro se dirigen hacia Magisterio y Psicología. Isabel lleva nota suficiente para aspirar a otra titulación y algunos amigos universitarios le recomiendan dobles grados de la rama empresarial, pero tiene la vocación muy clara. Ni entró en Económicas. «Desde niña quería ser maestra de música y cuanto más mayor, más claro lo tengo».

Su compañera Ana sabe en qué carrera se matriculará en junio. Psicología es su primera opción. Pero no tiene tan claro que pueda hacerlo en Badajoz. Su hermana mayor vive en Sevilla y sus padres le han advertido que la economía doméstica no da para dos pisos de estudiantes en dos ciudades distintas. Confía en que le acepten en la Residencia Universitaria Hernán Cortés (es gratuita). «Cuanto más nota traiga de Bachillerato más posibilidades tengo». Si no entra, tampoco le disgusta en exceso compartir piso con su hermana en Sevilla.

Ayer no solo se habló de selectividad, carreras o planes de estudio. También hubo tiempo para recordar que en las novatadas solo participa el que quiere o que los menús de las cafeterías no son muy caros.

Alberto Collado aprovechó su papel como difusor para recordar que un universitario debe ir más allá de la vida académica. «A través de la movilización estudiantil y de la representación tenemos opciones para mejorar la Educación en general, no solo la universidad». Defiende la etapa universitaria como la mejor época para tomar conciencia social».

Temas

Uex
 

Fotos

Vídeos