Caligrafía de fuego

Quema del marimanta en el barrio de Santa Marina de Badajoz./HOY
Quema del marimanta en el barrio de Santa Marina de Badajoz. / HOY
PLÁCIDO RAMÍREZ CARRILLO

Febrerillo el breve, el travieso, barrunta ausencias y ruido de tambores. Y con mirada propia, la caligrafía del fuego.

El mes de enero se despidió trajinando emociones y actividades culturales de gran altura, (en la planta sexta de El Corte Inglés). El 25, en la sala Ámbito Cultural hubo una conferencia que defendió magistralmente Juan Monzú, cronista de Puebla de la Calzada, sobre el extremeño José de la Bandera, alcalde de Sevilla, gobernador de Cádiz y diputado, entre otros cargos, como casi siempre olvidado por nuestras autoridades. El 28 fue el 'Lunes lírico', y los numerosos asistentes disfrutaron de la poesía de Santos Domínguez, poeta cacereño, ganador de numerosos premios y traducido a una decena de idiomas. Y a través del cristal humedecido del recuerdo, llegó el silencio; llegaron telegramas de pocas palabras y noticias de ausencia. Se nos fueron algunos hombres buenos. Como Vicente García Stop, en Badajoz, y el escritor Juan Manuel Escudero, que se fue tranquilo, recordando inviernos e infancias. Los relojes, otra vez, van solos y sin memoria. Los atardeceres de los disantos de febrero -el primero brigidero, el segundo candelero y el tercero gargantero- vienen con prisa, con la luz de la incertidumbre y la nostalgia y con el fuego de las Candelas de Santa Marina, acunando suspiros y risas, y caminos; y los espejos de los desheredados, que se harán esperanza al amanecer.

Después de algún contratiempo, la remodelación de la plaza de Santa Marta, continúa. Felizmente se hizo justicia, y los vecinos, después de veinte años de lucha, disfrutaran de un parque digno.

Las Candelas, pórtico del Carnaval, empezaron el día dos en la parroquia de San José. Y hoy volverán a las calles del barrio, la alegría, los tambores, las comparsas y la quema del pelele y el marimanta, con Antonio Corrales Narciso como pregonero y Juan José Monroy Cobo, que será el candelero.

Después de alegrar cuerpo y gaznate con los hornazos y el vino, y en la plaza de Conquistadores, la XIII Muestra internacional de percusión Ciudad de Badajoz, presentada como otros años, José Luis Lorido, de la Cope.

En los caminos de esta ciudad maqueada de urgencias y pañuelos blancos, las Candelas, tienen mirada propia, en la caligrafía del fuego.

-¡Llena otra vez, Josué, que nos vamos!