Cabezas reivindica que ha ganado las elecciones en Badajoz y Cs no descarta al PP

Cabezas, Fragoso, Antonio Manzano (BA, pero no es edil), Erika Cadenas (UP) y Alejandro Vélez (Vox). ::/C.M.
Cabezas, Fragoso, Antonio Manzano (BA, pero no es edil), Erika Cadenas (UP) y Alejandro Vélez (Vox). :: / C.M.

El PSOE arranca las negociaciones con Podemos y Ciudadanos asevera en Madrid que su «socio preferente» es el PP

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Arrancan las negociaciones para elegir al alcalde. Lo hacen esta semana y cada partido va tomando posiciones. El candidato socialista, Ricardo Cabezas, reivindica haber ganado las elecciones mientras Ciudadanos no descarta pactar con el PP.

«Parece que a la gente se le ha olvidado que el ganador de las elecciones es Ricardo Cabezas y el partido socialista. De los 68.000 electores que se pronunciaron el 26 de mayo, más de 47.000 dijeron que no a Fragoso y que no querían al PP». Así recordó Cabezas haber sido el más votado y, por tanto, ser el más legítimo para convertirse en alcalde.

Sin embargo, con sus doce concejales no tiene todas las papeletas para lograrlo. Es Ciudadanos el que va a decidir con los votos de sus cuatro concejales si el alcalde es Fragoso (que tiene nueve ediles) o Cabezas. Este lunes, su coordinador regional, Cayetano Polo, dejó la puerta abierta a negociar con ambos y aseguró que los representantes en Extremadura tendrán también peso en las conversaciones. «No existen preacuerdos, no hay condiciones por parte de la Ejecutiva nacional. Los pactos se producirán con consenso entre todas las partes y sin perder el objetivo principal que no es otro que mejorar la vida de los extremeños», dijo.

La ejecutiva nacional de Cs se reunió y descartó negociar con Vox, aunque no formar parte de gobiernos que dependan de sus votos, que es la opción que se plantea en Badajoz. Según dijo el secretario general de Cs, José Manuel Villegas, su «socio preferente» seguirá siendo el PP, y solo «allí donde no se puedan llegar a acuerdos con el PP se pueden intentar excepcionalmente acuerdos con el PSOE».

Así las cosas, Cs se sentará con ambos partidos en la ciudad. En esos encuentros participará el candidato en Badajoz, Ignacio Gragera, y el diputado regional David Salazar. El equipo del PSOE estará formado por Ricardo Cabezas y el secretario provincial, Rafael Lemus, y por parte del PP estará Francisco Fragoso. Los populares extremeños dejan vía libre a sus candidatos para negociar, aunque la decisión última debe pasar por la comisión nacional de pactos, donde está el extremeño Alberto Casero como responsable de acuerdos municipales. El PSOE someterá su propuesta de acuerdo a las bases y a la ejecutiva regional.

En la ciudad de Badajoz, el PP necesita los votos afirmativos de Cs y de Vox para que Fragoso salga elegido alcalde, pero no necesita que el único concejal de Vox forme parte del Gobierno local. Aunque la mayoría absoluta está en catorce concejales, al PP le basta con asegurar trece apoyos en la mayor parte de las votaciones, teniendo en cuenta que el del alcalde desempata y que Vox y PSOE anuncian veto cruzado. Así, en las votaciones estarán los trece del PP y Cs frente a los trece del PSOE y Unidas Podemos.

En el caso de que el alcalde no salga por mayoría absoluta en primera vuelta, saldría elegido el más votado por los ciudadanos. En tal caso, Ricardo Cabezas. Por eso este defendió que solo necesita que Cs se abstenga o se vote a sí mismo. De todas formas, Cabezas también pide a Fragoso que se abstengan en la votación para que el PSOE salga elegido.

El socialista también hablará con Erika Cadenas, la única concejala de Unidas Podemos, para recabar su apoyo esta semana.

El PSOE considera una anécdota el voto doble del interventor

Ricardo Cabezas excusó al interventor de su partido que votó dos veces el 26 de mayo. Defendió que votó en primer lugar por correo porque creía que ese día no iba a poder acudir a las urnas, pero que después pudo, se apuntó como interventor y en su mesa le dijeron que votara allí y que anularían el que envió por correo. Para Cabezas se trata de una «anécdota» y se eliminará uno de los dos votos.