Se buscan 26 conserjes en Badajoz

Mamen, conserje del colegio Trajano, en Mérida, abriendo la puerta a un alumno.: BRÍGIDO/
Mamen, conserje del colegio Trajano, en Mérida, abriendo la puerta a un alumno.: BRÍGIDO

El debate entre el Ayuntamiento y los colegios se centra en si las funciones de estos trabajadores son educativas o no

NATALIA REIGADASBadajoz

Badajoz tiene 26 colegios públicos en el casco urbano y todos se han unido para pedir lo mismo, tener un conserje y que lo pague el Ayuntamiento, como ocurre en el resto de localidades de la región. El alcalde, Francisco Fragoso, considera que no lo precisan porque ya se cubren sus funciones con otros trabajadores y que, si fuese necesario, debería pagarlo la Junta. En resumen, este es el cruce de argumentos que enfrenta al Consistorio y a los directores, profesores y padres de los centros de Infantil y Primaria.

En las últimas semanas este conflicto ha provocado la colocación de pancartas en los colegios, el boicot de 16 centros a las actividades municipales, las duras declaraciones del alcalde contra los directores amotinados y la convocatoria de una concentración el próximo 29 de noviembre. Pero hay muchas preguntas por responder.

¿Siempre han tenido conserje los colegios?

Las protestas por la falta de conserjes en los colegios pacenses se generalizaron hace un año, cuando desapareció el último trabajador que ejercía estas funciones. Fue el del colegio Arias Montano. El Ampa de este centro inició entonces un movimiento que ha desembocado en la protesta actual de los 26 centros.

Sin embargo, no todas las escuelas de Badajoz han tenido siempre conserje, algunas jamás. Además, la figura no era igual en todos los centros ni hacía las mismas funciones.

Hay colegios que nunca han contado con este apoyo. En otros casos, tenían la ayuda de la persona que vivía en las llamadas casas del conserje (viviendas dentro de las escuelas), pero no todos ellos eran funcionarios públicos. En ocasiones, solo se trataba de personas que vivían allí porque el Consistorio les había cedido la vivienda y, como contraprestación, realizaban algunos trabajos en el colegio como encender la calefacción y abrir la puerta. Actualmente, las casas se siguen usando como viviendas sociales, pero ya no hay colaboración entre sus habitantes y las escuelas.

El tercer caso, el más demandado y envidiado, eran los centros que contaban con un funcionario municipal que ejercía las funciones de limpiador-conserje. Este puesto estaba recogido en la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) del Consistorio. La descripción del puesto detalla que estos empleados debían abrir y vigilar las dependencias, atender las salidas y llegadas, custodiar las llaves, prestar apoyo a los profesores, realizar encargos fuera del centro, atender a los padres en sus visitas al colegio, realizar fotocopias, cuidar la calefacción, comunicar las averías a mantenimiento y efectuar limpiezas de emergencia.

¿Qué ocurrió? El Ayuntamiento decidió quitar esta figura. El grupo del Gobierno, justo hace un año, llevó la eliminación del puesto en la RPT y logró aprobarlo con los votos del PP y la concejal de Ciudadanos, Julia Timón. Su argumento fue que debía ser la Junta de Extremadura la encargada de costear el servicio. Tras esta decisión, los conserjes que aún tenían empleo en los colegios fueron trasladados a otros servicios municipales.

El pasado mes de marzo, el PSOE, Podemos y el concejal no adscrito Luis García-Borruel, de forma conjunta, presentaron una moción para recuperar los conserjes municipales, pero fue rechazada por el PP y Cs.

¿Exige la ley que tengan conserje las escuelas?

Desde la eliminación del último conserje, los colegios pacenses se han organizado para exigir que se recupere este puesto de trabajo y que se extienda a todas las escuelas de la ciudad. Argumentan que la ley les ampara.

La Freapa (Federación Regional de Asociaciones de Madres y Padres) encargó un informe jurídico que avala la petición de los directores de colegios. La ley no detalla específicamente que deben tener conserje, pero sí obliga a los ayuntamientos a encargarse de la vigilancia y el mantenimiento de los centros, funciones que entienden que debe realizar un conserje.

Adrián Rodríguez, el abogado que hizo el estudio, explica que la Ley de Educación cuenta con una serie de disposiciones, entre ellas la 15. Esta norma se ha mantenido desde los años 80 a pesar de los cambios legislativos en educación. El punto 2 dice:«La conservación, el mantenimiento y la vigilancia de los edificios destinados a centros públicos de educación infantil, de educación primaria o de educación especial, corresponderán al municipio respectivo». «Diferencia entre conservación y mantenimiento y eso es clave porque, con el segundo concepto, se refiere a las labores diarias», dice Rodríguez.

Pancarta pidiendo conserjes colocada en el patio del colegio General Navarro:. HOY
Pancarta pidiendo conserjes colocada en el patio del colegio General Navarro:. HOY

¿Por qué se niega el alcalde a contratar conserjes?

El alcalde pacense defiende que el Ayuntamiento cubre las exigencias de la ley. Detalla que cada año el Consistorio se gasta casi cuatro millones de euros en estas tareas. Se refiere a dos contratos. Uno de ellos contempla la limpieza y mantenimiento a través de una empresa subcontratada. Cada colegio tiene una serie de limpiadores que acuden por las tardes en función de su tamaño y también un operario de mantenimiento asignado, eso sí, solo unas horas. Por ejemplo, una escuela con unos 500 niños (dos clases por curso), suele contar con cuatro limpiadores que están tres horas por las tardes y un trabajador de mantenimiento un día por semana.

Además, el Consistorio costea las alarmas de los colegios y paga a la empresa responsable de las mismas. Este contrato de seguridad también incluye un vigilante que pasa por los colegios por la noche.

¿Por qué dicen los directores que necesitan conserje?

Los directores insisten en que esto no es suficiente, sobre todo por la seguridad y el control de los accesos. Su principal problema es que no se cubre la vigilancia del recinto durante el horario escolar y su mayor miedo es que alguna puerta se quede abierta, un niño salga y les ocurra algo.

«Tenemos que atender la puerta constantemente. Vienen padres a secretaría, a recoger a niños enfermos, llegan entregas al comedor y tenemos que dejar de hacer nuestro trabajo para abrir», se lamenta Ismael Pérez Leitón, director del colegio Lope de Vega. Ángel Lozano, que tiene el mismo cargo en el Enrique Segura Covarsí, añade que, en ocasiones, no hay nadie para abrir la puerta porque no tienen personal no docente y todos los maestros están dando clase o en otras actividades.

Los institutos sí que cuentan con administrativos y conserjes pagados por la Junta, pero no ocurre lo mismo en los colegios. El único personal que gestiona el centro son los propios profesores. En concreto, los tres escogidos para la directiva:director, jefe de estudios y secretario. Sin embargo, no tienen toda su jornada liberada. Aún deben dar una serie de horas de clase a la semana dependiendo del tamaño del colegio. Lo normal, en un centro con dos aulas por curso es que mantengan nueve horas de clase de las 25 que dan normalmente los docentes de Infantil yPrimaria. Eso supone que hay momentos en los que los centros no tienen a nadie para hacer otras tareas.

Otro problema, alega Ángel Lozano, es que, cuando un niño se pone enfermo o tiene algún imprevisto, el profesor debe dejar solos al resto (unos 24) para atenderlo.

«No queremos ningún lujo. Es un derecho que nuestros hijos estén seguros en los colegios», defiende María José Navarro, presidenta del ampa del Arias Montano. Como su agrupación, el resto de asociaciones de padres también han mostrado su apoyo a la postura de los colegios. Navarro detalla que es un problema en el día a día de las familias. «Nuestro colegio tiene 700 alumnos y 4 puertas, así que tienen que estar cerradas por seguridad. Si tengo que ir con mi hijo al médico a las 09.30 horas, no puedo llevarlo al colegio hasta las 11.30 horas porque no abren antes. Perjudica la conciliación familiar y a los niños, que pierden clases».

En otros centros el problema es aún más grave. Este es el caso del Manuel Pacheco, un colegio de Atención Preferente en Suerte de Saavedra. Su directora, María Isabel Rodríguez, explica que solo hace unos días hubo una pelea entre padres a las 09.00, en la entrada, y se repitió a las 14.00 horas. Además, esta escuela, como el colegio Santa Marina, cuentan desde este curso con un aula para niños de dos años. Eso provoca que haya muchas más visitas de padres y más ocasiones en que deben atender la puerta.

¿Cómo funcionan los conserjes en otras ciudades?

Por último, un argumento repetido por los docentes pacenses es que la mayor parte de los colegios de la región cuentan con conserje. Es cierto. Esta figura es costeada por los ayuntamientos tanto en las localidades pequeñas como en las ciudades. Eso sí, en cada municipio tienen funciones diferentes.

Por ejemplo, en Mérida, estos puestos se cubren con contratos de unos meses a media jornada a través de una bolsa de empleo. Eso supone que los colegios cambian regularmente de conserje. No es la situación ideal, admiten, pero en Badajoz ya han dicho que se conformarían con esta posibilidad. Antonio Isidoro, director del colegio Trajano de Mérida, dice que entiende perfectamente la polémica. «Nosotros hemos pasado muchos años sin conserje y es muy complicado».

En Cáceres, la situación es aún mejor. El Ayuntamiento también tiene una subcontrata, como en Badajoz, pero ésta incluye la figura de un conserje-mantenedor en los centros de Infantil y Primaria. Así, tienen alguien que no solo controla los accesos, sino que hace pequeñas reparaciones.

 

Fotos

Vídeos