En el IES Bioclimático de Badajoz Física y Química se imparte en Inglés

La profesora Isabel Estrada impartiendo una clase de Física y Química en el Bioclimático. :: C. M./
La profesora Isabel Estrada impartiendo una clase de Física y Química en el Bioclimático. :: C. M.

La mitad de los alumnos de secundaria del instituto participan en la sección bilingüe que se puso en marcha hace ahora diez años

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

El Bioclimático cumple una década con sección bilingüe. Como muchos otros centros públicos, se sumaron a la convocatoria de la consejería para reforzar la enseñanza de lengua extranjera. De primero a cuarto de secundaria asignaturas como Ciencias Sociales, Ciencias Naturales o Física y Química se imparten en inglés.

Yolanda Sánchez es la directora. Cuenta que es uno de los pocos que a la hora de planificar su sección bilingüe optó por incluir Física y Química. En teoría, aclara, al tratarse de una materia compleja podía haber reparos para enseñarla en otro idioma. Pero al echar la vista atrás y recapitular estos diez años, cree que ha sido un acierto. «Los niños son más camaleónicos que los adultos. Asumen con naturalidad la inmersión lingüística».

Y se alegra especialmente de que muchos, al matricularse después en la universidad, se atrevan con las carreras de ingenierías con asignaturas en inglés. «Eso demuestra la destreza y el nivel que llevan». Según ha apreciado la directora, el paso por la sección bilingüe se nota sobre todo en la expresión oral. Los chicos tienen menos complejo para expresarse en otro idioma y ganan en seguridad porque manejan más vocabulario. En el Bioclimático entran cada mañana 750 jóvenes. Junto a secundaria, ofertan también cuatro modalidades de bachillerato y el muy solicitado grado medio de formación profesional de farmacia y parafarmacia.

«Los chicos pierden el miedo a hablar en público en otro idioma»

«Los chicos pierden el miedo a hablar en público en otro idioma» Yolanda Sánchez | Directora

De momento, ni en bachillerato ni en el grado medio se contempla el bilingüismo. Al superar la secundaria hay un salto cualitativo y de madurez en los alumnos. En bachillerato los estudiantes pelean por décimas en las materias para llegar a las notas de corte de las carreras que ya tienen en mente. «Les preocupa mucho más la nota y nos centramos en prepararlos bien para la universidad y para la EBAU (Selectividad)».

Los que aprueban cuarto de la ESO de bilingüe se sacan sin problemas el nivel oficial de B2. Incluso los más aventajados se atreven con el C1. «Hablamos de dominios muy altos que les permiten afrontar el bachillerato sin tener que preocuparse tanto por la lengua extranjera».

En el centro hay dos clases por curso de secundaria, que a su vez cada una se desdobla en dos cuando toca alguna materia en inglés. El decreto que regula este sistema da prioridad para entrar a los que procedan de primaria de colegios bilingües y las plazas sobrantes se reparten por expediente académico. Tienen mucha demanda y se han dado casos de chicos con 9,8 de media en primaria que se han quedado fuera. «Hoy ya se ha asentado la necesidad en la sociedad de manejarse fuera. Tanto los niños como sus familias lo valoran y si los centros públicos lo ofrecen lo aprovechan».

Isabel Estrada es profesora de Física y Química en el Bioclimático. En su horario de trabajo tiene cuatro grupos de secundaria a los que enseña en inglés. Antes de licenciarse en Química en la universidad ya había aprobado los cinco cursos de la Escuela Oficial de Idiomas. Empezó a los siete años con una nativa amiga de su familia y fue perfeccionando porque le entusiasmaba.

«Para mí es una joya este formato. Cuando vi que se sacaban plazas con este perfil me alegré mucho». Empezó en 2011 a impartirla. En los primeros cursos, lo más complicado fue encontrar material de apoyo apropiado.

Asume que la química en inglés entra en un debate pedagógico con muchos matices. Hay quien cree que puede ser un lastre profundizar en conceptos concretos y técnicos en un idioma que no es el propio. También quien apuesta por impartir toda la asignatura en la lengua extranjera y quien alterna. Isabel es de las que prefiere combinar en el aula. Explica algunos conceptos en castellano y otros en inglés.

En los exámenes suele combinar los enunciados de los problemas para mejorar la comprensión lectora. «Sería un error que algunas ideas las aprendieran en inglés pero después no supieran expresarla en castellano. Por eso cambiamos y reforzamos tanto en castellano como en inglés». Insiste en no verlo como algo extraordinario. Los niños están familiarizados desde pequeños a combinarlos. Ya lo dice la directora. Les resulta muy natural.