Bailes folklóricos a cuarenta grados

Los Super Angels Hwendo Na Bua de Benin, desfilando por la calle Menacho. :: casimiro moreno

El calor no impide que los pacenses acudan al desfile inaugural del Festival de Badajoz

ALBERTO ARANDABADAJOZ.

«Too hot» (demasiado calor en inglés). De esta forma explicaba Artem, integrante de un grupo folklórico ruso, cómo se encontraba ayer por la mañana. Artem está en Badajoz participando en el Festival Folklórico Internacional de Extremadura, y ayer confesaba que se encontraba completamente exhausto tras una hora y media de desfile por el centro de la ciudad.

Y es que las temperaturas que él y sus compañeros tuvieron que soportar en la jornada de ayer rozaron los 40 grados, lo que provocó que los participantes terminaran completamente agotados.

A pesar del calor, la agenda del festival siguió su curso y al mediodía tuvo lugar el desfile de los grupos participantes. Como es tradicional, la comitiva arrancó en la avenida de Colón, recorrió Ramón y Cajal, Menacho, Francisco Pizarro, Virgen de la Soledad, hizo una breve pausa en la Plaza de España y continuó por la calle del Obispo de San Juan de Ribera, y plaza de Minayo, para acabar en el paseo de San Francisco.

«Too hot», comentaba Artem, uno de los integrantes de la comitiva rusa

Encabezaba la comitiva, el grupo de Coros y Danzas de Badajoz, que celebra su 75 aniversario. Iba ataviado con sus fajas, sombreros y castañuelas, mientras cantaban y tocaban canciones propias del folklore extremeño. Tras el grupo local, los Super Angels Hwendo Na Bua benineses aportaban el colorido al desfile. Los africanos realizaron el recorrido mientras bailaban el Vodoun, una danza tradicional de Benin que según Ayelerou, uno de sus integrantes, «bailan todos en Benin».

No menos coloridos eran los trajes de la representación india, compuesta por el grupo India Nrutyeshwar. Haciendo honores a Shankar, dios hindú de la danza, los hombres vestían chaleco violeta y camisa naranja, mientras las mujeres bailaban y tocaban el khartal.

Rusia, por su parte, viene representada por el grupo Belogorie. Basan sus actuaciones en bailes y danzas típicas de la región de Belgorod. No faltó la kamarinskaya, ese baile tan conocido en el que los participantes estiran la piernas agachados.

Mientras tanto, los bailarines serbios efectuaron el baile kolo, que consiste en moverse en círculos agarrados de la cintura, mientras las frulas (flautas) y los godje (similar a una gaita) interpretan la melodía.

La mejor parte de esta jornada matinal fue comprobar cómo los integrantes de cada grupo se relacionaban entre sí, hablando de las costumbres de sus países.

Además, hay que destacar el civismo de todos los participantes del desfile, tanto bailarines y músicos como voluntarios. A pesar de lo numeroso de la comitiva, no dejaron ni un desperdicio en el suelo.

Hoy a las 12.00 tendrá lugar la recepción en el ayuntamiento por parte de los dirigentes institucionales a una representación de cada uno de los grupos participantes en el festival. Tras la recepción, los grupos presentarán una muestra de sus danzas en la Plaza de España.

A las 22.00 habrá la segunda sesión de danzas, esta vez en el teatro López de Ayala, donde participarán Rancho Folklórico La Fajarda, de Portugal; el grupo ruso Belogorie y la Asociación Folklórica La Besana, de San Vicente de Alcántara.

Ya mañana, durante la jornada matinal, se realizará, a mediodía, un taller de danza en el paseo de San Francisco, donde intervendrán todos los grupos participantes en el festival, además del público asistente.

El cierre tendrá lugar mañana por la noche, a las 22.00 horas, en el Teatro López de Ayala, donde se desarrollará la ceremonia de clausura, con la actuación de la asociación Lola Torres, de Jaén; la Asociación de Coros y Danzas de Badajoz, el grupo de folk oliventino Acetre y de baile de Kenia, estos últimos aún pendientes de conseguir los necesarios visados.