En La Paz de Badajoz ya no se suben escaleras

Dos edificios de La Paz en los que se está ampliando la escalera para abrir hueco al ascensor. :: /PAKOPÍ
Dos edificios de La Paz en los que se está ampliando la escalera para abrir hueco al ascensor. :: / PAKOPÍ

La instalación de ascensores se generaliza en los 33 bloques habitados hace 40 años | La asociación de vecinos aprecia una revalorización de los pisos, que están siendo reformados con el asesoramiento de la Oficina de Accesibilidad

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Concepción González y Pedro Serrano llegaron a la barriada de La Paz hace 40 años. Corría el año 1978 cuando ocuparon uno de los pisos construidos por el Instituto Nacional de la Vivienda para garantizar un hogar digno a las familias con ingresos más modestos. Entonces no les importó que el piso no tuviera ascensor, eran muy jóvenes y subir escaleras no les costaba trabajo. «Pero ahora llevo dos meses sin salir a la calle. Me atropelló un coche y no puedo salir para nada», se lamenta Concepción mientras recibe a HOY apoyada en unas muletas.

Mientras habla, mira ilusionada el ascensor que la empresa Excelsior está construyendo en su bloque. La obra avanza pero todavía deberán transcurrir varias semanas hasta que pueda entrar en funcionamiento. «Para mí será fundamental porque antes del accidente ya salía poco a la calle. Cuando tenga el ascensor va a ser mucho más fácil».

Juan Aranda, técnico de la empresa que construye este ascensor, confirma que en esa zona tienen cuatro obras de este tipo en marcha y otras tres a punto de comenzar. «El importe es distinto en cada comunidad porque en ocasiones la solución exige modificar la estructura».

Concepción y Pedro deberán pagar cerca de 12.000 euros. La cuota mensual será de 210 euros durante cinco años, aunque la cantidad final se reducirá cuando reciban la subvención que el Estado concede a este tipo de reformas, unos 4.000 euros por vivienda.

El presidente de la Asociación para la Atención y la Integración Social de las Personas con Discapacidad Física de Extremadura (Apamex), Jesús Gumiel, confirma que los proyectos de instalación de ascensores se han multiplicado en La Paz durante los últimos años.

En los bloques de ladrillo rojo se ven estos días varios edificios en obras. Todos ellos han apostado por eliminar las escaleras que tenían y construir otras nuevas. Para ello, están ampliando la planta del edificio con un saliente en la fachada que, una vez terminados los trabajos, apenas se apreciará.

La primera vez que la Oficina Técnica de Accesibilidad de Extremadura (Otaex) propuso esa solución costó convencer a los vecinos, pero una vez que se ha materializa está siendo copiada en el resto de los bloques. «Yo lo intenté hace ocho o nueve años cuando era presidente de escalera, pero no lo conseguí. Ahora ha sido distinto y ya estamos en obras», se felicita Pedro Serrano.

En este caso, los vecinos no han tenido que salir de sus viviendas mientras se realiza la obra, aunque sí deben soportar las lógicas molestias que provocan los albañiles. «Estoy deseando que terminen, en casa entra mucho polvo», confirma Concepción González.

Mari Ángeles Carretero y Jesús Gumiel, con Pedro Serrano y Concepción Gálvez. ::
Mari Ángeles Carretero y Jesús Gumiel, con Pedro Serrano y Concepción Gálvez. :: / PAKOPÍ

Pisos revalorizados

«Desde que comenzaron a instalarse los ascensores, la barriada ha dado un vuelco. Antes la gente mayor tenía que irse mientras que ahora llegan familias jóvenes. Un piso con ascensor se revaloriza entre un 30 y un 40%», explican Antonio Campos y Manuel Rodríguez, secretario y tesorero de la asociación de vecinos de La Paz.

A día de hoy, no resulta fácil encontrar un piso barato. En algunos bloques se recuerda que no hace demasiado tiempo se podrían encontrar viviendas sin reformar por 30.000 euros. Ahora, resulta difícil que se vendan por menos de 60.000.

La revalorización es clave en este polígono que comenzó a ser ocupado a finales de la década de 1970. En total, son 33 bloques de cuatro plantas, unos 250 pisos que comienzan a disponer de ascensor.

Esa cifra deja fuera otros bloques construidos con anterioridad o en fechas posteriores. En la calle Pablo Picasso, muy cerca del Centro Joven (antiguos cines Puente Real) también se han colocado varios ascensores y otros están en obra. «En algunos casos el coste ha bajado porque presta servicio a dos bloques que están unidos», asevera Gumiel.

María de los Ángeles Carretero, que trabaja como técnico en la Otaex, cifra en 250 las consultas que han atendido durante los últimos años. Ese dato es regional, pero una porción importante se localiza en Badajoz.

En la barriada de La Paz no está resultando difícil sacar adelante los proyectos. En la avenida del Perú ha comenzado estos días otra obra y también en los grupos Santa Teresa (traseras del Banco de España) está a punto de salir adelante la primera obra de este tipo.

Desde Apamex se considera clave el papel del Ayuntamiento, que está dando facilidades para que los proyectos no se atasquen. «Lo fundamental es que cuando no cumplen con la normativa dan una alternativa en coordinación con la Otaex. Eso está beneficiando a muchas familias», concluye Gumiel.

Temas

Badajoz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos