El COC de Badajoz cumple ocho meses cerrado y sin fecha para funcionar otra vez

La fachada del COC se ha ido deteriorando. :: /PAKOPÍ
La fachada del COC se ha ido deteriorando. :: / PAKOPÍ

El Ayuntamiento indica que debe resolver el contrato que estaba en vigor antes de sacar a concurso una nueva concesión

N. R. P.

Los cines Avenida se convirtieron en 2006 en el Centro de Ocio Contemporáneo (COC), un espacio cultural con cine, exposiciones y otras actividades además de un bar. El pasado mes de enero cerró por la falta de acuerdo entre el Ayuntamiento y el empresario que lo explotaba.

Los vecinos de San Roque y los colectivos culturales reclaman que reabra, pero se han cumplido ocho meses sin avances. Mientras, la fachada se está deteriorando. Hace tres meses que se desprendieron dos baldosas de la puerta y desde entonces las vallas de la Policía Local impiden que los vecinos se acerquen para mayor seguridad.

Desde el Ayuntamiento indican que su intención es que reabra cuanto antes, pero que en estos momentos «se están resolviendo los últimos trámites correspondientes a la resolución del anterior contrato de alquiler». «La intención es resolver estos trámites lo antes posible para iniciar el nuevo proceso de licitación y dar pie a la reapertura del espacio, que volverá a tener una vocación cultural», aseguran desde la Concejalía de Cultura.

Dos versiones

En enero, los gestores del COC indicaron que la concesión municipal que les permitía explotarlo se formalizó en 2006 y que el acuerdo se iba renovando cada cuatro años, además de algunas prórrogas. En 2017, venció la última prórroga y, desde entonces, según los empresarios, intentaron a un acuerdo con el Ayuntamiento para poder seguir manteniendo la actividad del centro, pero no fue posible.

El alcalde de Badajoz, Francisco Fragoso, responsabilizó entonces a los empresarios de la situación, ya que aseguró que los gestores pretendían mantener la concesión sin concurso e indicó que había motivos políticos de los promotores.

Hubo incluso concentraciones de protesta, pero el COC cerró la primera semana de enero y desde entonces permanece clausurado, al igual que el Revellín, que está a solo unos metros.

Temas

Badajoz