Badajoz creará un robot para explorar el ojo

El oftalmólogo José Fernández Vigo en su clínica de Badajoz. :: pakopí/
El oftalmólogo José Fernández Vigo en su clínica de Badajoz. :: pakopí

El doctor Fernández Vigo lidera un proyecto para realizar diagnósticos oftalmológicos remotos de la mano de las redes 5G

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

«Imagina que vives en Herrera del Duque y quieres ser revisado por un oftalmólogo. No haría falta que te desplazaras a Badajoz, mandaríamos el robot al centro de salud o a una farmacia para que te explorase, nos enviaría en tiempo real las imágenes y yo desde mi consulta podría darte el diagnóstico». Esta alianza entre la medicina y la tecnología se está fraguando en Badajoz, de la mano de un proyecto que lidera el doctor José Fernández Vigo, que pretende ofrecer el diagnóstico oftalmológico remoto de la mano de las redes de quinta generación (5G), cuyo uso comercial tiene que estar listo para el año 2021.

En este proyecto de robotizar la oftalmología, el equipo de Fernández Vigo viene trabajando desde hace un par de años, pero acaba de recibir un impulso de la mano de Telefónica, elegida por el Gobierno de España para desplegar las redes 5G. Lo hará a través de la puesta en marcha de una serie de proyectos pilotos, entre los que ha seleccionado el suyo, el único que se desarrollará en Badajoz.

La idea en la que están trabajando es desarrollar un robot, con apariencia humanoide, que permita la exploración completa del ojo para que el oftalmólogo, al otro lado de la pantalla reciba toda la información a tiempo real y pueda diagnosticar o revisar a los pacientes con enfermedades oculares. «Lo que estamos buscando es un sistema robotizado que permita la exploración autónoma a distancia y de alta calidad», resumen Fernández Vigo.

Para llegar a esto, tienen como base un primer prototipo, que desarrollaron a través de un proyecto concedido por la Junta de Extremadura y financiado con fondos europeos. «Este sistema nos ha permitido conseguir algunos objetivos pero no todos, porque ni es portátil ni tiene la calidad suficiente», reconoce el oftalmólogo.

Esto es lo que quieren mejorar ahora de la mano de las posibilidades que les abre la tecnología de quinta generación, que sucederá a las actuales redes 3G y 4G, en cuanto a la velocidad, capacidad de almacenamiento de datos y la inmediatez en el envío y la recepción de información.

Sin desplazamientos

Todas estas virtudes se traducen, en el plano médico, en la posibilidad de hacer consultas virtuales en tiempo real sin que los pacientes tengan que desplazarse a los hospitales o clínicas para que les vea un especialista. «Se trata de que podamos mandar la tecnología a los lugares más remotos, ahora que tanto se habla de la España vacía». La tecnología a la que se refiere será un robot. «El objetivo es que a través de él, podamos explorar a los pacientes a distancia. Como va a tratar con personas, queremos que tenga un aspecto humanoide. Ahora mismo estamos en plena discusión sobre su diseño porque la prioridad es que haga una exploración de alta calidad», reconoce el doctor Fernández Vigo.

El robot iría programado para desarrollar un protocolo de estudio de los pacientes. De esa exploración, recabaría las imágenes y datos para registrarlas, almacenarlas, procesarlas y enviarlas al momento a la consulta del oftalmólogo, para que este hiciera el diagnóstico y seguimiento mediante inteligencia artificial. «Esto no sustituye al oftalmólogo, lo complementa porque le permitiría ver a los pacientes a distancia», especifica.

Es un paso de gigantes respecto a lo que se hace ahora con la telemedicina en algunos centros de salud. Se refiere a la fotografía del fondo del ojo, que se envía después al médico de cabecera o al oftalmólogo. «Pero esta imagen ni se recibe a tiempo real ni abarca a todo el ojo, que es lo que nos interesa».

El robot en el que ya están trabajando estará listo a finales de este año, para dedicar todo el 2020 a conectarlo a las redes y hacer los ensayos. «Las primera pruebas las haremos en Galicia -donde se van a desplegar las redes 5G- sobre sujetos sanos».

Esto supondría una revolución en el plano médico, porque posibilitaría un diagnóstico rápido y sin desplazamientos, que cambiaría la forma de pasar consulta en beneficio de los pacientes, de los propios profesionales sanitarios y de la sostenibilidad del sistema, valora Fernández Vigo.

La principal ventaja es que evitaría el desplazamiento de los pacientes hasta la consulta del oftalmólogo, acercando el especialista a cualquier lugar. «Hay personas de 80 o 90 años que tienen que desplazarse 150 kilómetros hasta Badajoz en un taxi o en el coche de los hijos para una exploración que podría hacerse en su centro de salud a través del robot, sin hacerle perder el tiempo ni a él ni a sus familiares», subraya. Se trataría en definitiva de democratizar la oftalmología gracias a la tecnología. «Hablamos de mandarlo a cualquier pueblo de Extremadura, pero también podríamos enviarlo a la selva o al desierto, acercando la tecnología a cualquier parte del mundo con todo lo que esto significa».

Más