El Ayuntamiento de Badajoz retrasa la urbanización de la Biblioteca del Estado hasta 2020

Varias vecinas cruzan el solar de tierra de la Biblioteca del Estado. :: casimiro moreno/
Varias vecinas cruzan el solar de tierra de la Biblioteca del Estado. :: casimiro moreno

El proyecto estaba en el Plan de Impulso de 2018, pero no se llevó a cabo y los vecinos reclaman que, además, se dote de más servicios al barrio

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Con la miel en los labios. Así se han quedado los vecinos del polígono de La Paz y de Valdepasillas que viven cerca de la Biblioteca del Estado Bartolomé J. Gallardo. Hace un año el Ayuntamiento de Badajoz anunció que urbanizaría el entorno de este edificio, una cuenta desde que terminó la obra, en 2011. Pero nada ha cambiado.

Desde la Concejalía de Urbanismo reconocen que efectivamente ese proyecto se quedó en el aire en el anterior Plan de Impulso. «Pero el proyecto sigue vigente y la idea es meterlo en los presupuestos del 2020 para poder ejecutarlo», indican. Eso supone que al menos falta un año más para que arranquen las obras.

«En principio consistiría en intervenir el solar anexo a la Biblioteca, pero eso todavía está por definir, pudiendo incluir más áreas de intervención para adecentar esa zona», añaden desde el Consistorio.

El Ayuntamiento incluyó una partida de 227.000 euros en el Plan de Impulso de 2018 para reformar una parte del entorno de la biblioteca. La obra incluía una acera alrededor del edificio, ya que actualmente carece de ella y el asfaltado del vial de tierra que serviría para alargar la calle República Dominicana y comunicar la avenida del Guadiana con la calle José Antonio Marcos.

La reforma no cubría del todo las peticiones de los vecinos, ya que los residentes reclaman que se urbanice todo el solar. Esta primera obra solo estaba centrada en los peatones, mientras que los coches seguirían aparcando sobre tierra.

A pesar de las limitaciones, los vecinos acogieron con buenos ojos el cambio. «Me acuerdo que leí que ponían las aceras en el periódico y le dije a mi hermana: es el último invierno que vamos esquivando charcos de barro. Ya ves», se lamenta Mariela Reyes, vecina de Valdepasillas. «Se nos ha quedado cara de tontos», añade.

El Ayuntamiento sacó a concurso la obra en octubre del año pasado, pero no se adjudicó ni comenzaron los trabajos, al igual que en otros proyectos incluidos en el Plan de Impulso de la Economía.

El problema fue la falta de tiempo. El Plan de Impulso, de 14 millones de euros, se planteó en octubre de 2018, pero las obras que se realizan con el remanente de tesorería deben estar, no solo adjudicadas, sino ejecutadas antes del final del año en curso, es decir, antes del 31 de diciembre de 2018. El corto periodo de tiempo sumado a los retrasos derivados de la nueva Ley de Contrato hizo que algunas actuaciones se quedasen en el aire.

Una de ellas fue la urbanización del entorno de la Biblioteca del Estado. Tampoco se llevó a cabo el carril bici del Paseo Fluvial, que conectaría con esta zona. Otros barrios también se vieron afectados. Por ejemplo, en Santa Marina había pendiente una reforma de la plaza de Santa María de la Cabeza.

Esta última obra, la de Santa María de la Cabeza, sin embargo, sí ha sido retomada por el Consistorio Pacense. En agostó el Ayuntamiento anunció que, frente a los 14 millones del año pasado (aunque finalmente no se gastaron todos), este año dedicaría 1,3 millones a inversiones a cargo del remanente.

En los 1,3 millones se incluye el arreglo de la Plaza de Santa Marina, pero no se retoma el proyecto junto a la Biblioteca del Estado, que por ahora está parado.

La Asociación de Vecinos San Juan Macías, del polígono de La Paz, ha pedido esta semana a los responsables municipales que cumplan con este compromiso. Los representantes vecinales se han reunido con autoridades locales y según revela Antonio Campos, secretario de la agrupación vecinal, el arreglo de esta parcela ha sido una de sus principales reivindicaciones.

Más dotaciones

Para Campos, además, la reforma no debe convertir el solar en un simple aparcamiento. «Hemos pedido que se dote de servicios, por ejemplo, unos campos de petanca. También queremos que se aproveche para mejorar las pistas deportivas que hay al lado. Allí muchos niños hacen deporte, pero no pueden ducharse porque no hay vestuarios».

Otros residentes de la zona proponen que se cree un parque, e incluso que se añadan columpios. «Es una zona muy bonita y hace falta atraer familias porque el barrio está muy envejecido», dice Ramón Herrero, vecino de La Paz. Este residente de la zona, como otros, denuncian que, además de las molestias debido al barro, este solar da mala imagen a una zona con dotaciones importantes.

En 2011 coincidió la finalización de las obras de la biblioteca con el edificio Siglo XXI, entonces llamado la Torre de Caja Badajoz. Ambas infraestructuras han cambiado la imagen de estos terrenos. «Pero en medio te encuentras un solar con ruinas, tierra y malas hierbas», se lamenta Ramón Herrero.