El Ayuntamiento de Badajoz pide a la Junta costear juntos 13,5 millones para urbanizar la zona de la riada

El Ayuntamiento de Badajoz pide a la Junta costear juntos 13,5 millones para urbanizar la zona de la riadaGráfico

El Consistorio ha preparado un convenio que prevé convertir en jardines y pistas deportivas los solares que quedan tras los derribos

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Hoy se cumplen 21 años desde que la riada dejó 21 muertos en la ciudad y arrasó varios barrios, y el Ayuntamiento de Badajoz quiere convertir los solares que dejó la tragedia en un espacio completamente distinto. Zonas verdes y pistas deportivas desde San Roque pasando por Pardaleras hasta la carretera de Sevilla y el Cerro de Reyes.

Los técnicos municipales han preparado un proyecto que propone urbanizar y adecentar la llamada zona de la riada, es decir, los terrenos que rodean los arroyos Rivillas y Calamón, cuyos cauces ya fueron renovados. Este documento calcula que hacen falta 13,5 millones. Por ello el Consistorio quiere que se implique la Junta y la obra sea costeada por ambas administraciones.

El concejal de Urbanismo, Celestino Rodolfo, detalló ayer a HOY que han preparado un convenio que presentarán en unos días a la Junta de Extremadura. Si la administración regional coopera, el primer paso sería encargar un plan especial de ordenación que costaría unos 100.000 euros. Este estudio detallaría cómo se urbanizaría la zona y sus posibles usos. Al no poder edificar en estas áreas, la salida más probable, según el edil pacense, es que sean zonas verdes con pistas deportivas y otras dotaciones.

Rodolfo espera que la Junta acepte firmar el convenio porque, según les recuerda, ellos se comprometieron a cooperar para rehabilitar la zona de la riada tras la tragedia. En concreto, las parcelas afectadas están calificadas como 'áreas de rehabilitación preferente de carácter supramunicipal', es decir, que no solo dependen del Ayuntamiento.

Tras la riada, la Confederación Hidrográfica del Guadiana hizo una obra con un coste de 61 millones de euros para incrementar la capacidad hidráulica de los arroyos y la Junta dedicó más de 50 millones para construir 1.200 viviendas para los vecinos que tuvieron que ser realojados. Además, se modificó el Plan General de Badajoz. Se estableció una línea inundable, es decir, un área donde debían desaparecer las construcciones y nunca podrían levantarse nuevos edificios por el riesgo de que se repitiese una riada. Desde entonces, el Consistorio pacense ha ido comprando y demoliendo casas. En su lugar han quedado solares.

Tras la obra de la Confederación, recuerda Rodolfo, el Ayuntamiento consideró que la zona inundable era demasiado grande, porque ahora los arroyos son más seguros, pero consensuaron con la Junta mantenerla tal como es por precaución. El concejal de Urbanismo reprocha a la administración regional que el acuerdo incluía el compromiso de ayudar al Consistorio a adecentar este área.

«El plan fue aprobado por la Junta. El Ayuntamiento lleva invertido mucho, más de 8,5 millones, y necesitamos que nos echen una mano porque la ciudad tiene los recursos que tiene y creemos que ha llegado el momento. Se ha trasladado de manera oficiosa en reiteradas ocasiones a la Junta y en los próximos días les haremos llegar el borrador del convenio», dice Rodolfo.

Compra de viviendas

Sin embargo, los 13,5 millones que presupuesta el convenio no es el único dinero que hace falta para recuperar la zona. Tras 21 años, el Ayuntamiento aún no ha completado el proceso de compra de todas las viviendas afectadas por la riada.

Desde 2003, cuando se estableció la línea inundable, el Ayuntamiento ha invertido 8,6 millones de euros. Este dinero se ha destinado a comprar 246 propiedades entre viviendas, garajes y locales comerciales. Los 8,5 millones también se incluye el gasto en demoliciones, pero, a pesar de la inversión, aún quedan en pie otras 104 propiedades.

El proceso es lento. En el último año el Consistorio solo ha adquirido dos inmuebles. Actualmente, además, hay 12 edificios que ya son municipales, pero aún no se han demolido. La concejal de Vivienda, Rosario Gómez de la Peña, explica que se trata de procedimiento complejo porque exige mucho dinero:«Lo hemos hecho únicamente con fondos municipales. No hemos tenido ayuda de ninguna otra administración».

En el futuro calculan que necesitan 4,2 millones de euros para adquirir las 104 propiedades restantes y eso no incluye la demolición. Por esa razón, según detalla la concejala de Vivienda, lo que hace el Consistorio es esperar que sean los propios dueños los que acudan a la Concejalía de Vivienda para ofrecer sus propiedades, cuando tienen claro que quieren deshacerse de ellas. «Se ha tardado más o menos tiempo en poder adquirirlas una vez que se ponen en contacto con nosotros, pero en la actualidad no hay nadie pendiente. Todos los que han acudido a la concejalía, han vendido sus casas».

Otro problema es que esos 4,2 millones que calculan que necesitan para las 104 propiedades restantes pueden quedarse cortos. Este es el coste que se estipuló en 2003 para cada propiedad, pero ya ha habido dueños de solares y casas que han acudido a los juzgados para pedir más dinero. El caso más llamativo fue hace unos meses cuando una familia logró en el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura una indemnización de 3,3 millones de euros por la expropiación de unos terrenos de 3.600 metros cuadrados afectados por la riada, mas de doble de lo que marcaba la valoración inicial.

Por tanto, el ambicioso proyecto del Ayuntamiento de Badajoz para convertir la zona de la riada en un gran parque debe superar dos retos. El primero, lograr comprar y demoler todas las propiedades, y el segundo, conseguir el compromiso de la Junta para urbanizar y adecentar unas calles que llevan 21 años esperando.

 

Fotos

Vídeos