Renfe retoma las obras de construcción de la nueva base de mantenimiento de trenes

Renfe retoma las obras de construcción de la nueva base de mantenimiento de trenes

El antiguo edificio ya fue demolido y ayer comenzó el traslado del surtidor de combustible y del andamio de reparaciones de trenes

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Las obras de construcción de la nueva base de mantenimiento de trenes de Badajoz comenzaron ayer. Una máquina excavadora realizó algunos movimientos de tierra y varios operarios comenzaron a tender los cables que permitirán trasladar el surtidor de combustible y el andamio de reparaciones con los que contaba la estación hasta el momento.

Ambas infraestructuras se encuentran junto a la explanada sobre la que será edificada la base de mantenimiento, una ubicación que no resulta adecuada a partir de ahora porque mientras duren los trabajos los trenes no podrán aproximarse a ese extremo de la estación.

En breve, ambas instalaciones será ubicadas en una zona situada bajo la pasarela metálica que permite cruzar a pie por encima de la estación de ferrocarril.

Con este cambio se retoman las obras de edificación de la nueva base de mantenimiento de trenes de Badajoz, que arrancaron meses atrás con la demolición del antiguo edificio.

A partir de ese momento los trabajos quedaron paralizados y ha sido esta semana cuando Renfe Fabricación y Mantenimiento ha impulsado la actuación después de que hayan sido completadas «todas las tareas administrativas requeridas en los últimos meses».

Desde Renfe se ha indicado que ahora «se procederá al desvío de las instalaciones de servicios existentes y una vez concluidas estas tareas se realizarán los trabajos de cimentación del nuevo edificio, que darán paso a los trabajos de edificación e infraestructura» .

Un trabajador de Adif dijo ayer que antes de que las excavadoras puedan comenzar a mover el terreno para iniciar la cimentación deberán ser retiradas las conducciones de electricidad y de fibra que ocupan parte del solar en el que se pretende actuar.

Según indicó, esa circunstancia no había sido tenido en cuenta a la hora de elaborar el proyecto, por lo que podría producirse un nuevo retraso.

A partir de ese momento, la nueva base de reparaciones podrá realizarse tal y como ha sido planificada. Su presupuesto asciende a 1.412.874 euros, una inversión que permitirá a Renfe mejorar de forma sustancial «los recursos asignados al mantenimiento de la flota diésel que presta servicio en Extremadura».

En la nueva instalación «se realizarán tareas de mantenimiento preventivas y correctivas de primer nivel en los trenes, reduciendo así considerablemente el número de desplazamientos del material rodante hasta Madrid. Con ello, se conseguirá un significativo ahorro de tiempo y mayor eficiencia en las actuaciones de mantenimiento», avanza Renfe. El proyecto también contempla dotar a las instalaciones con los elementos necesarios para que en un futuro sea posible su adaptación a las tareas de mantenimiento de trenes eléctricos.

Renfe adjudicó la construcción de las nuevas instalaciones a la unión temporal de empresas Gévora-Durantia por un importe de 1.412.874 euros.