Arcones, congeladores llenos de comida y muebles en el cauce de Lobón