Andar hasta el cole

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

Oficialmente es la 37 de 52, pero en realidad esta es la semana cero en nuestro calendario mental. Lo es de manera evidente para quienes tienen hijos porque empieza el curso escolar, pero también para el resto porque con los niños metidos en clase por la mañana y en sus actividades por la tarde el resto de la ciudad se vuelve a organizar por sí sola. Es más, me consta que hay mucha gente sin niños que a estas alturas ya sienten que desde esta semana al fin recuperan su rutina.

El festivo del Día de Extremadura es un punto y a parte a partir del cual uno pone en orden sus horarios, pero también objetivos y retos para el curso que empieza.

En lo municipal será una temporada interesante por el experimento de gobierno que llevarán a cabo entre tres partidos políticos que tratarán de impulsar a Badajoz y de que los pacenses nos sintamos cada vez más cómodos y seguros en nuestras calles y parques.

Más administraciones tienen tareas, desde rematar el edificio de los juzgados en San Roque a hacer avanzar los trabajos de la Ronda Sur o reducir listas de espera en todos los servicios que gestionan.

Hoy empiezan muchas guarderías a recibir niños y pasado mañana es el turno de los colegios. Un buen desafío para esos padres y madres que se vuelven tan exigentes sería plantearse qué pueden aportar ellos. Les sugiero andar más y conducir menos. O al menos tratar de aparcar lejos del centro escolar y caminar hasta la puerta para no colapsar avenidas. Si al menos uno de cada cuatro reflexionara sobre todo lo que tiene de malo tratar de llegar hasta la misma puerta del colegio con los menores como testigos, y todo lo que tiene de bueno dar un paseo diario con ellos de la mano, tanto a la entrada como a la salida de las clases, Badajoz se volvería mucho más amable a las nueve de la mañana y a las dos de la tarde. Todos salimos ganando. Además, el experimento puede resultar toda una sorpresa porque muchos padres empezarían a conocer mejor a sus hijos.