La ampliación del colegio Santo Tomás de Aquino de Badajoz abrirá en el curso 2019/2020

Cartel de la Junta de Extremadura que anuncia las obras de mejora. :: pakopí/
Cartel de la Junta de Extremadura que anuncia las obras de mejora. :: pakopí

La actuación incluye la construcción de un edificio con comedor, aulas de infantil y una escalera de incendios que ahora no existe

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Hace nueve años que los padres de alumnos del colegio Santo Tomás de Aquino, uno de los más antiguos de Badajoz, libran una batalla para mejorar las instalaciones de este centro. Estos días ya pueden cantar victoria. La Junta de Extremadura ha iniciado las obras de ampliación y recuperación de esta escuela en el barrio de San Fernando. Los alumnos podrán estrenar en el curso 2019/2020 sus nuevas aulas, el comedor y otros elementos, como una escalera de incendios o un ascensor.

La batalla de los padres del Santo Tomás comenzó cuando denunciaron que el centro no cumplía las medidas de seguridad básicas. Por ejemplo, carecía de escalera de emergencias en caso de incendios. Ana María Hernansanz, presidenta de la Asociación de Madres y Padres del centro, explica que ésa era una de las mayores preocupaciones de las familias.

EN DATOS

716.554 euros será el coste de la obra
Incluirá un nuevo edificio con comedor y aulas de Infantil. También un ascensor y una escalera de incendios.
12
meses es el plazo de ejecución de las obras, por lo que estarán en el curso 2019/2010.

La otra es la falta de espacio. El edificio se ha quedado muy pequeño para albergar a los casi 500 escolares que acuden cada día a este colegio. De hecho, hace años que tuvieron que utilizar la biblioteca como aula por lo que se quedaron sin este servicio. La solución fue poner una cortina que separa una parte del gimnasio y en este pequeño espacio tienen una biblioteca provisional.

La Consejería de Educación ha indicado que las obras en el CEIP Santo Tomás de Aquino comenzaron a mediados julio y tienen un plazo de ejecución de 12 meses. Sin embargo, los trabajos deben encontrarse ahora en las labores preliminares porque aún no hay obreros ni maquinaria en el colegio. Esta es la única queja que mantienen los padres ahora que han logrado la inversión. «Esperábamos que la obra comenzase en junio para avanzar lo más posible en verano y va a arrancar cuando empieza el curso», lamenta Ana María Hernansanz.

La obra fue adjudicada a la empresa extremeña Maycoex S.L por un importe de 716.554,26 euros y está cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) de la Unión Europea. Según describe la Consejería de Educación, «se acometerán una serie de actuación conducentes a paliar las necesidades educativas, que son consecuencia de la demanda del alumnado de Educación Infantil, así como la falta de una infraestructura básica como es el comedor escolar».

La inversión servirá para ampliar tres unidades de infantil. También se habilitará un comedor y se instalará un ascensor y una escalera de incendios.

Por fin, comedor

La presidenta de la ampa detalla que la solución a las carencias que sufren será la creación de un nuevo edificio con las aulas de Infantil y el comedor. Habrá una pasarela que unirá esta edificación con la sede actual. El nuevo inmueble contará con el ascensor y la escalera de incendios y así el centro podrá incorporar estos sistemas de accesibilidad y seguridad. Además, esperan que en las nuevas instalaciones se pueda habilitar una biblioteca para sacar este servicio del gimnasio.

El comedor, detalla Hernansanz, también es una reivindicación histórica de los padres de alumnos. De hecho, este último curso, para paliar esta carencia, la asociación de padres ha organizado por iniciativa propia un servicio de aula vespertina, contratando monitores para que los niños puedan quedarse después de clase en el centro, hasta las 15.00 horas. El objetivo es ayudar a las familias que, por cuestiones laborales o personales, no pueden recoger a sus hijos a las 14.00. En el curso 2019/2010, por fin, podrán tener comedor.

Ese curso, de hecho, Badajoz completará su red de comedores escolares porque todos los colegios contarán con este servicio. Solo quedan tres pendientes. Además del Santo Tomás carecen de comedor el Juan Vázquez, también en San Fernando, y el Luis Vives de San Roque. Todos están en proceso de incluir este recurso.

Cuando finalicen las obras del Santo Tomás, añade Ana María Hernansanz, los padres están preparando un proyecto para mejorar los patios con juegos tradicionales y así completar su objetivo de mejorar las instalaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos