«Es un alivio no tener que ir a Madrid o Sevilla para estudiar Periodismo»

Varios de los alumnos que estudian Periodismo en la facultad de la Alcazaba. :: J. V. Arnelas/
Varios de los alumnos que estudian Periodismo en la facultad de la Alcazaba. :: J. V. Arnelas

La nueva carrera que incorpora la Universidad este curso permite que sesenta chicos estudien el grado o la doble titulación

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

Adrián Pozo cogió ayer a las ocho de la mañana el autobús en la estación de Montijo. Media hora después se bajó en la parada de Puerta Palmas y subió hasta la Alcazaba. Pisó por primera vez la Facultad de Comunicación y preguntó en consejería por el pasillo de Periodismo. Aula 7. Pero las clases empiezan a las doce. Horario partido. Mañana y tarde. Por eso arrancan a mediodía. Adrián no esconde sus nervios. Es lo que tiene el estreno universitario. Nadie conoce a nadie, pero son pocos en clase y no tardarán en darse a conocer.

Periodismo se imparte desde ayer en Extremadura y Adrián forma parte de la primera generación de periodistas que alumbrará la UEx en cuatro años. El grupo lo forman sesenta estudiantes en tres grados distintos. Cuarenta en Periodismo, diez en la doble titulación Información, Documentación y Periodismo y otros diez en la combinada Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Vicente Guerrero, el decano de la Facultad, ve en este estreno el punto y final a una vieja reivindicación a la Universidad de Extremadura.

Cada año detectaban a cientos de jóvenes recién salidos de los institutos de Extremadura que ingresaban en universidades de Andalucía o Madrid. Ahora intentan poner freno a esa dispersión y ofrecen además doble título para hacer más atractiva la oferta de UEx.

De ese éxodo se han librado Adrián, Vicente, Ángela o Diana. Ayer aguardaban en los jardines de la Alcazaba. Apenas se conocen, pero tienen mucho en común. Todos tenían Periodismo en la cabeza desde niños y con nota suficiente para pelear por una plaza fuera de la región. Hasta hace poco tiempo, se veían en Sevilla, Madrid, Málaga o Granada. Pero han optado por debutar en Badajoz. Adrián, por ejemplo, echó la preinscripción para Sevilla, pero en cuanto le dieron la plaza en la UEx ni se lo pensó. El presupuesto cambia sustancialmente. No es lo mismo –compara– vivir fuera y pagarte un piso que seguir en tu casa de Montijo y que un autobús te deje casi en la puerta de la Facultad. «Es un alivio no ir a Madrid o Sevilla».

Ahora le toca centrarse en sus nuevas asignaturas y no perder la beca. Viene con la idea clara de trabajar a diario para no pasar agobios a final de curso. En un futuro le gustaría probar suerte en la radio deportiva. Con el paso del tiempo, ha ido fijándose más en la narración de los locutores que en las jugadas de los futbolistas.

A esa misma especialidad quiere también dedicarse Vicente Antúnez. Con 18 años corre los cuatrocientos metros en 47 segundos.

«Era una vieja aspiración retener a los chicos que cada año se iban fuera de la región»

«Era una vieja aspiración retener a los chicos que cada año se iban fuera de la región» vicente guerrero, rector

Atleta en ciernes con dotes para la comunicación que aspira a bajar pronto de los 47 segundos. En el atletismo es común encontrarse a los deportistas con un plan B bajo el brazo por si no llegan las medallas. También entró en Sevilla y Madrid, pero se matriculó en Badajoz porque no quiere cambiar de entrenador. «Cada año hemos mejorado. No quiero perder esa progresión».

En otra ciudad incluso habría disfrutado de un horario más asequible. Con turno continuo de mañana o de tarde, la opción más fácil para compaginar entrenamientos y universidad. Toca adaptarse al partido. «Es muy sacrificado pero te acostumbras». Vicente espera que no cambie mucho su vida sobre cuando estudiaba en el Zurbarán.

De este mismo instituto salió el año pasado Diana Martínez. Recién aterrizada en la universidad ya está viendo qué posgrados puede interesarle en Inglaterra. Le apasionan las relaciones internacionales y es de las que se ve como corresponsal en el extranjero.

Más ventajas

Su hermana también ingresó en la primera promoción de Psicología en la UEX hace tres años y ha visto que estrenar tiene más ventajas que inconvenientes. «En un principio puedes pensar que va haber algún problema, pero en realidad yo creo que vamos a tener más opciones que los que vienen detrás».

Pero no todos los que ayer empezaron sus clases en la Alcazaba son extremeños, también hay quien apuesta por la nueva titulación desde fuera. Es el caso de Marta Caballero. Madrileña que aterrizó en Badajoz el domingo. Camino inverso al tradicional.

Se dio cuenta que su futuro estaba en el periodismo casi de niña. «Me interesa mucho contar historias y basarme en la vida de la gente». Ahora anda con los nervios y las dudas propias de quien empieza una nueva etapa. Ha cambiado de ciudad y debuta en la universidad. «Buscaba cambiar de ambiente y Badajoz era una buena opción para eso».

Tampoco es muy habitual que uno se dé un respiro entre el instituto y la facultad. Eso es lo que hizo Ángela Monreal. Se quedó en Llerena cuidando niños y ganando algo de dinero. Ha aprovechado el tiempo. Se ha sacado el B2 de Inglés y el B1 de Francés. Siempre tuvo claro que si estudiaba una carrera sería Periodismo, por eso agradece que finalmente la hayan ofertado en la Universidad de Extremadura. «También me habría ido fuera porque me apasiona, pero tenerlo aquí es una gran oportunidad». De las pocas horas de clase saca dos conclusiones reconfortantes: convivencia en un grupo pequeño y una carrera apasionante. Sabía que no me equivocaba, sentencia. Sensación unánime.

Temas

Uex, Badajoz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos