Acabar los juzgados de Badajoz costará cuatro millones de euros

El edificio de los juzgados, sin terminar, en Ronda Norte. /HOY
El edificio de los juzgados, sin terminar, en Ronda Norte. / HOY

La delegada del Gobierno afirma que las obras saldrán a concurso «de forma inminente»

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Ya hay cifra. Acabar los Juzgados de la Ronda Norte costará cuatro millones de euros. Así lo afirmó ayer a HOY la delegada del Gobierno, Yolanda García Seco, quien explica que ya está terminado el proyecto donde se indica qué queda por hacer.

Las obras saldrán a concurso por el procedimiento de urgencia, lo que agilizará su adjudicación, «de forma inminente», según García Seco. Una vez que comiencen estarán terminadas en cinco meses. Así que si todo marcha según los planes, el edificio podría estar terminado a inicios del próximo verano.

La adjudicataria entró en liquidación a comienzos del verano de 2018 y se acordó con la empresa la rescisión del contrato. Desde agosto de aquel año no se ven operarios. Toda la barriada espera la reactivación del proyecto y el traslado de los juzgados, dado que sus calles recibirán entonces un impulso que les prometieron hace años.

Según la delegada, ese momento está ahora un poco más cerca.

Explica que la rescisión del contrato con la empresa Unika Proyectos y Obras SA ha sido difícil y largo. En primer momento, la idea era que Tragsa se hiciera cargo de ella. El objetivo era agilizar la actuación y por ello se confió en una empresa pública.

Sin embargo, un tribunal de recursos contractuales ha determinado que Tragsa no debe realizar obras urbanas de carácter ordinario, como es esta de los juzgados. Y por eso quedó fuera.

«Entonces tuvimos que desandar todo lo que habíamos hecho», dijo, y preparar el concurso para su adjudicación para una empresa privada.

Será una empresa privada y no Tragsa la que se encargue de su construcción

Ayer explicó que el proyecto está terminado y el Gobierno ya ha comprometido los cerca de cuatro millones de euros que costará. «Ya está casi terminado el proceso administrativo y queremos empezar lo antes posible», sentenció.

Pero, ¿qué está hecho y qué queda por hacer? Ahí, aseguró, la diferencia está en el parámetro que se escoge para la valoración.

«Si es obra terminada, parece que está a más del 90% porque el edificio está hecho, pero si se calcula por importe, no es el mismo porcentaje porque hay mucha parte final que es muy cara», incide. Cita, por ejemplo, la climatización.

Sin embargo, desde que la empresa se marchó se afirmó que estaba acabada al 95%. Ese dato lo hizo suyo la Delegación a la espera de la valoración por parte de la Intervención del Estado. Ayer fue la delegada justificó así el porcentaje de ejecución.

Sin robos

En los más de doce meses transcurridos desde que los operarios se marcharon no ha habido robos, según García Seco . El motivo es que la Delegación del Gobierno contrató una empresa para vigilar el inmueble. Allí hay seguridad durante todo el día.

El proyecto para construir una nueva sede de los juzgados de Badajoz se anunció hace 11 años debido a la falta de espacio del edificio de la avenida de Colón. Se quedó pequeño y el Ministerio de Justicia tuvo que alquilar oficinas en otros seis lugares para seguir funcionando. Hay juzgados en Valdepasillas, en el Casco Antiguo y en la Urbanización Guadiana.

En 2016 comenzaron las obras de Unika Proyectos yObras SA, la constructora que ganó el concurso y que tenía 15,1 millones de euros para finalizar los trabajos en 34 meses (marzo de 2019). Un año después hubo sorpresa. En una visita a Badajoz el entonces ministro de Justicia, Rafael Catalá, anunció que la obra iba adelantada y que se inauguraría cuatro meses antes, a finales de 2018.

En verano de este año, la estructura estaba terminada y los trabajos se centraban en las estancias interiores cuando los obreros desaparecieron y se conocieron los problemas que atraviesa la empresa. Ahora la delegada cree que el nuevo concurso se hará público de forma inminente.

Una vez que esté terminado, reunirá a 24 juzgados y toda la infraestructura judicial, salvo el Instituto Anatómico Forense, que se mantendrá junto al campus.