Absentismo escolar en Suerte de Saavedra

Suerte de Saavedra también tiene ya su proceso comunitario de salud. Entre las conclusiones del diagnóstico previo destaca la influencia del déficit educativo. Samuel Bobedilla es enfermero en el barrio y coordinador del proyecto. Su fórmula de trabajo pasa por conocer la cadena de variables sociales que derivan en problemas de salud. En el diagnóstico de Suerte de Saavedra han detectado como el absentismo escolar, el desinterés de los padres por la educación de los hijos y la escasa formación en general cristaliza en alimentación desordenada, hábitos nocivos como el tabaquismo o incapacidad para formarse en su propia salud. Entre las jóvenes, por ejemplo, llama la atención el número de embarazos precoces. «La gente menos formada no toma conciencia de su propia salud, por lo tanto, tenemos que corregir incidiendo en eso». Bobedilla habla de un círculo vicioso que se repite continuamente. Los niños absentistas de hoy serán adolescentes y adultos incapaces de llevar una vida más saludable en un futuro. Ahora trabajarán para romper ese círculo. Y para conseguirlo, hace falta ejecutar el plan de actuación detallado que se ha redactado en el proceso comunitario.