Tres años y medio de cárcel por usar un arma de guerra en el campus de la universidad

El condenado por los disparos, en la sala de vistas. :: /
El condenado por los disparos, en la sala de vistas. ::

El delito fue cometido el 18 de agosto de 2010 junto al Instituto de Medicina Legal y hubo un herido leve

E. F. V.

La Audiencia Provincial de Badajoz ha impuesto una condena de tres años y seis meses de prisión a un joven que ahora tiene 33 años de edad por disparar con un arma de guerra durante un enfrentamiento ocurrido en agosto de 2010 en el campus universitario de Badajoz.

La sentencia ha sido fijada después de que el abogado de la defensa, José Duarte, y el representante del Ministerio Fiscal alcanzaran una conformidad previa que reducía la pena solicitada en un primer momento por la acusación pública.

El condenado por estos hechos es Francisco Manuel G. D., quien ha reconocido que a las 19.43 horas del día 18 de agosto de 2010, mientras trabajaba como guarda de obra en el campus universitario, mantuvo una discusión con los hermanos Álvaro y Antonio S. S. por el control en la vigilancia de una obra.

Esa discusión se desarrolló junto al Instituto de Medicina Legal cuando, de forma repentina, Francisco Manuel G. D. esgrimió un subfusil y disparó varias ráfagas contra los dos hermanos para menoscabar su integridad física. Los proyectiles alcanzaron a Álvaro S. S. y también impactaron contra un coche Opel Astra que recibió tres impactos.

En la sentencia queda probado que los disparos fueron realizados con un subfusil del calibre 9 mm. parabellum que tiene la consideración de arma de guerra.

Según el informe forense, el hombre que fue alcanzado por los proyectiles presentaba una herida inciso-contursa de 2 centímetros en el dorso del antebrazo izquierdo que precisó una primera asistencia facultativa consistente en la limpieza y sutura.

Por estos hechos el procesado permaneció en prisión provisional entre el 23 de septiembre y el 5 de noviembre de 2010.

Siete años después y tras varias suspensiones del juicio, las partes personadas han alcanzado un acuerdo que fija la sentencia definitiva en tres años y seis meses de cárcel por un delito de tenencia de arma de guerra en el que concurre la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas.