La Audiencia juzgará a una familia por narcotráfico y blanqueo de dinero

Un coche de la Policía Nacional patrulla por una zona próxima al lugar del registro./
Un coche de la Policía Nacional patrulla por una zona próxima al lugar del registro.

La Fiscalía les acusa de vender droga en la calle El Brocense y utilizar el dinero para adquirir tres inmuebles y varios coches de lujo

EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

La Audiencia Provincial de Badajoz juzgará a partir del 4 de abril a un matrimonio acusado de narcotráfico al que se le imputa también un delito de blanqueo de dinero consistente en comprar propiedades inmuebles y vehículos de lujo poniéndolos a nombre de sus hijos menores de edad.

La calificación provisional del Ministerio Fiscal explica que este procedimiento judicial se inició después de que la Policía Nacional registrara una vivienda de la calle El Brocense. Seguimientos policiales previos permitieron saber que entre el 11 de enero de 2012 y el 31 de mayo de 2013 pasaron por ese inmueble numerosos toxicómanos para proveerse de droga.

Esos pequeños alijos permitieron solicitar en el juzgado una orden de entrada y registro que se materializó el 7 de junio de 2013. Los agentes intervinieron en el inmueble diversos útiles destinados al tráfico ilegal de drogas, 2.725 euros provenientes de esa actividad y pequeñas cantidades de droga. Fueron hallados 3 gramos de cocaína, 2,4 gramos de hachís y 5,5 gramos de mezcla de heroína y cocaína, sustancias por las que podrían haber obtenido unas ganancias de 6.301 euros.

Estos hechos han sido calificados por la Fiscalía como un delito contra la salud pública por tráfico ilegal de drogas. Para Manuel G. S. se piden cinco años de prisión y el pago de 10.000 euros, la misma pena que se propone para su esposa.

Pero no es ese el único delito al que se enfrentan. El Ministerio Fiscal también los considera autores de un delito de blanqueo de dinero en el que habrían participado un hijo y un sobrino de la pareja.

La investigación concluyó que los acusados carecen de ingresos legales, puesto que no realizan actividades económicas de origen lícito que les reporten ingresos. Sin embargo, mantienen un nivel de vida alto y dedican importantes sumas de dinero a la compra de bienes.

La primera adquisición documentada la realizaron en diciembre de 2004, cuando adquirieron una porción indivisa de terreno rústico en Los Rostros en la que se edificó una vivienda valorada en 227.004 euros. La compró el matrimonio en representación de su hijo Manuel G. M., que era menor de edad.

Igualmente compraron en nombre de ese hijo un apartamento en Finistrat (Alicante) valorado en 158.301 euros. Los pagos fueron imputados como realizados directamente por el menor, que realizó tres abonos de 3.000, 60.000 y 95.301 euros. «Pese al montante de la operación, nunca inscribieron la vivienda en el registro de la propiedad, si bien han disfrutado de ella», se recoge en la calificación fiscal.

Los acusados también han adquirido un Audi TT Coupe 1.8 por el que abonaron 44.485 euros pagados en ventanilla bancaria en efectivo. En los ingresos se hizo constar como ordenante del ingreso a la hija del matrimonio, que era menor de edad y a cuyo nombre hicieron figurar la titularidad del vehículo.

Manuel G. S. también adquirió un BMW 335 Cabrio para su uso personal. Costó 25.816 euros y fue inscrito a nombre de su primo Víctor M. M. S., que era consciente de la ilícita procedencia del dinero.  Con posterioridad fue puesto a nombre de este mismo sobrino otro BMW serie 5.

Por último, la acusada María S. M. V. suscribió productos financieros por un valor de 90.000 euros y abrió una cuenta en la que ingresaron 38.017 euros como representante de su hijo menor de edad, que una vez alcanzada la mayoría de edad, y a pesar de carecer de ingresos, ha seguido ostentando la titularidad de los bienes inmuebles y de los vehículos de alta gama a pesar de ser consciente de su procedencia ilícita.

Por estos hechos se acusa a Manuel G. S. y a María S. M. V. de un delito agravado de blanqueo de capitales para el que se piden cinco años de prisión y el pago de sendas multas de 800.000 euros. También se acusa de blanqueo de capitales al hijo de ambos, Manuel G. M., para quien se piden tres años y seis meses de prisión y el pago de una multa de 700.000 euros. Finalmente, la Fiscalía solicita para el sobrino Víctor M. M. S. tres años y seis meses de cárcel y una multa de 650.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos