«Si me presentan una moción de censura, seguiré en la oposición»

Francisco Javier Fragoso, en su despacho momentos antes de la entrevista. :: josé vicente arnelas/
Francisco Javier Fragoso, en su despacho momentos antes de la entrevista. :: josé vicente arnelas

Tras conocer que la oposición ha estado contactando para desalojarle de la Alcaldía, Francisco Javier Fragoso dice que está dispuesto a negociar

ROCÍO ROMEROBadajoz

El alcalde asegura que ha pactado con todos los partidos en el año y medio que ha pasado desde las elecciones, dice que va a cumplir con todo lo acordado con Ciudadanos (C's), niega que la probabilidad de una moción de censura le presione y quiere reducir la tensión en el ambiente municipal.

¿Sabía que se estaba gestando una moción de censura contra usted?

Ni lo sabía ni me preocupaba y creo que no se dan causas para una moción. Pero está claro que en este tema alguien miente. Uno dice que no se ha hablado y después dice que se ha hablado desde el primer minuto (en referencia a Ricardo Cabezas). Hay otro que dice que solo a nivel de conversaciones de café, pero se reúne con el presidente de la Junta (sobre Luis García-Borruel) y hay otro que dice que ya en la tercera reunión se hablaba y se había puesto hasta fecha de cuándo podía ser la moción (en referencia a Remigio Cordero).

Ciudadanos parece que buscó incluso la aprobación de Vara.

Me creo al presidente cuando dice que no ha estado en eso. Otra cosa es lo que hayan intentado tanto en ese café del Aeroclub como abordándolo en una comida privada.

La moción es posible hasta las próximas elecciones. ¿Se ha acostumbrado ya a convivir con ello?

La moción no me ha presionado en ningún momento. Hice lo que tenía que hacer, que era buscar un pacto de investidura con el partido con el que estamos más cerca (C's) y a partir de ahí gobernar. Estoy convencido de que el votante de C's no ha votado para que gobierne Podemos.

Si la presentan y prospera, ¿cuál es su compromiso?, ¿quedarse en la oposición o marcharse?

Seguiré en el Ayuntamiento. Me presenté para ser alcalde y concejal. Mi compromiso es que la ciudad pueda seguir prosperando y no lo haré desde otro sitio que no sea el Ayuntamiento.

El hecho de que los tres portavoces hayan iniciado los contactos significa, sobre todo, que están descontentos con usted. ¿Qué cree que ha hecho mal?

Me encuentro satisfecho con el año y medio de gestión. Mi obligación era llegar a buenos acuerdos para la ciudad y se ha llegado. ¿Mal? No lo sé. Me he dedicado a trabajar.

Pero algo habrá hecho mal. ¿Qué va a cambiar?

Mi principal error ha sido caer en la dinámica de crispación que algunos han querido llevar al Pleno y que nace a partir de los ataques personales a ediles del PP. Una cosa es criticar y otra distinta una persecución personal a Jesús Coslado, Paloma Morcillo o Charín Gómez de la Peña. Caí en la trampa, he aprendido y hemos bajado la tensión en los plenos. Había interés en desestabilizar el Ayuntamiento y he caído en ese juego.

Los contactos para la moción arrancaron después de que C's diese por rotas las relaciones con usted. ¿Por qué cree que ha sucedido?

Para mí, lo acordado ni está roto ni distanciado. Luis García-Borruel ha decidido dejar de hablar conmigo y ponerse a hablar de la moción de censura. Mi compromiso es retomar el diálogo. En la entrevista que publicó HOY la semana pasada se quejó de que yo había llamado a los otros portavoces para hablar de los presupuestos y no a él. Y aquí (muestra una página de HOY del 2 de noviembre) dijo que no se sentará a negociar los presupuestos con el PP.

C's habla de muchos incumplimientos, tanto del pacto para su investidura como del acuerdo para los presupuestos. Por ejemplo el cambio de las calefacciones de gasoil en los colegios a calderas de biomasa o las modificaciones del PGM para que se puedan crear más instalaciones deportivas. ¿Ha prometido cosas sabiendo que no las iba a poder cumplir?

Todo lo que hemos pactado son voluntades políticas. Muchas veces la discrepancia no ha estado en el acuerdo, sino en la interpretación posterior. El cambio de suelo para instalaciones deportivas se ha comenzado, pero yo no me comprometí a que las cosas se hicieran en diez minutos. Hay una barrera que no nos podemos saltar, que es la Ley.

Pero usted sabía que la sustitución de las calderas de los colegios es responsabilidad de la Junta y que las modificaciones urbanísticas requieren tiempo.

De las calderas le dijimos que haríamos un estudio y lo hacemos. Creo que estamos cumpliendo con nuestros acuerdos. Nosotros seguimos cumpliendo al ritmo que podemos.

Cuesta creer que no supiera que estaba firmando cosas que no iba a poder cumplir con la experiencia que usted tiene en el Consistorio.

Es que no he firmado que vaya a cambiar las calderas de los colegios, sino que íbamos a hacer un estudio. Y se está haciendo. El barco del río Guadiana se está estudiando y se hará.

¿Está pidiendo tiempo?

No. Es que el Ayuntamiento puede ir al ritmo que puede ir. Me parece que los incumplimientos no son más que una excusa. En julio Borruel dijo que habíamos cumplido más del 90% del acuerdo y en septiembre bajó al 50%.

En la corporación hay dos partidos más: PSOE y Podemos. ¿Ha cultivado las relaciones con ellos?

Con Podemos he tenido una relación satisfactoria y hemos llegado a acuerdos. Pero la distancia ideológica hace que no podamos ser interlocutores diarios. Con el PSOE he llegado a acuerdos, pero me he sentido decepcionado con Cabezas porque después, cuando los ha hablado con su grupo, los ha cambiado. Así es muy difícil llegar a acuerdos.

¿Saben ustedes negociar en el PP? En la oposición aseguran que no.

Cada uno tiene la percepción que tiene. Mi partido ha sabido negociar gobernando y en la oposición. Hemos pactado el plan Dusi de fondos europeos, el programa de El Campillo o el crédito Jessica.

Ahora que ha pasado un año y medio, ¿cree que ha sabido adaptarse a la nueva realidad, sin mayoría absoluta y con dos partidos nuevos?

Mis principales acuerdos han sido con uno de esos nuevos partidos. No se ponen en valor los acuerdos a los que hemos llegado. En este año y medio ha habido todo tipo de combinaciones para pactar. Ahora es verdad que los tres partidos de la oposición se han puesto de acuerdo para intentar echarme a mí, pero de eso no voy a tener la culpa yo.

Ellos creen que sí, le acusan de no hacerlo bien.

Me siento legitimado por los votos, por número de concejales, los resultados de las elecciones nacionales posteriores y por este año y medio de gestión. Mi gran éxito es haber dejado a la ciudad fuera de toda la voluntad de desestabilizarla a través de las redes sociales.

Los tres portavoces de la oposición le reclaman que les cite para negociar los presupuestos de 2017. ¿Cuándo los piensa llamar?

He llamado a PSOE y Podemos, a C's no porque dice que no quiere hablar. Lo que no voy a hacer es llevar un presupuesto que me han dicho que no van a aprobar. Estoy en un escenario en el que quiero tener un presupuesto, pero para qué lo voy a llevar si me lo van a rechazar.

¿Negociará con las tres formaciones juntas, como ellas sugieren?

Pero, ¿suman? ¿Es que no se han dado cuenta de que cada uno representa un espacio sociológico distinto y que todos deben ser escuchados? No los puedo poner juntos, salvo si tienen la mentalidad de derrocar al alcalde todos los días.

Si no presenta presupuestos, se prorroga el actual.

Es a lo que me veo abocado.

En 2016 ha amortizado casi todos los préstamos precisamente para liberar capacidad de endeudamiento y poder plantear inversiones a un plazo medio y largo. ¿Cuánto dinero puede negociar y hasta dónde está dispuesto a hablar?

Todo. Aún hay que saber la cifra, pero no tengo barreras. Estoy convencido de que el 90% de lo que pensamos sobre la ciudad es lo mismo. Tenemos un ayuntamiento muy saneado y eso es un mérito, hay que recordar que heredamos el Ayuntamiento más arruinado de España.

Eso fue hace ya más de 20 años...

Han pasado más de 20 años y algunos ayuntamientos se han hundido. Nosotros hemos pasado de estar hundidos a saneados. Y han pasado más de 20 años para todos. Podíamos estar como el resto.

¿Qué inversiones plantea?

Una piscina para Gévora, un salón multiusos para Villafranco, mejorar los parques y zonas infantiles de Cerro Gordo, reformar la plaza Diego de Badajoz, incrementar las instalaciones deportivas con un pabellón para gimnasia en Valdepasillas... Creo que podemos alcanzar acuerdos.

¿Se atreverá a plantear una cuestión de confianza vinculada a los presupuestos?

Ya veré. Pero no es mi forma de ser ni creo que la política deba entenderse como una chulería. Si creo que la ciudad se bloquea o no avanza por culpa de no tener presupuesto y no hay otras fórmulas imaginativas, y es la única solución, es un instrumento que la Ley me da. La única ventaja que da es que, aún perdiéndola, el alcalde no cesa, sino que da unos días para presentar moción de censura y el presupuesto se aprueba. Es la única cuestión de confianza que es así.