La Noche en Blanco mirará al cielo

Edición del año pasado/
Edición del año pasado

Un artista tocará el piano a seis metros de altura en el espectáculo que marcará el inicio de la jornada en la Plaza de España

ROCÍO ROMEROBadajoz

La noche del 3 al 4 de septiembre, Badajoz mirará las estrellas. La Noche en Blanco ofrece 202 actividades terrenales y una más que hará poner los ojos en el firmamento. A través de 'Un paseo por el cosmos' se podrá identificar cada pequeña luz que se vea desde la Alcazaba. Es una empresa especializada la que se encargará de guiar los grupos que se formen en la explanada del monumento entre las 22.30 y las 00.30 horas.

La concejala de Cultura, Paloma Morcillo, presentó ayer el programa de esa jornada de puertas abiertas de museos, salas de exposiciones, edificios históricos, bares convertidos en salas de exposiciones y espectáculos en la calle. El espectáculo inaugural tendrá lugar en la plaza de España a las 21.30 horas. Se titula 'Floten Tecles' y estará acompañado de proyecciones sobre la fachada del Ayuntamiento. Es la primera vez que se podrá ver en la ciudad y aúna música, humor, proyecciones y sonido y también invitará a mirar al cielo.

Este espectáculo es del artista catalán David Moreno, que toca el piano, las percusiones y canta colgado a seis metros de altura en posición vertical. La tapa del piano pasa a ser una pantalla de cine donde se proyecta un mediometraje.

Así que la séptima edición de La Noche en Blanco hará que los pacenses levanten el cuello, bien desde la Alcazaba para ver las estrellas o bien en el Ayuntamiento para observar al pianista.

Esa noche también habrá un hueco para la historia de la ciudad. Quienes se acerquen a la Concejalía de Cultura se encontrarán con intérpretes de personajes de la ciudad, que ataviados como en su época, explicarán quiénes fueron y por qué pasaron a la historia de Badajoz. El general Menacho, Lady Smith o Cristóbal Oudrid explicarán de viva voz quiénes fueron.

La ópera también tendrá un hueco. Será en la iglesia de Santa Catalina, donde se podrá ver proyectado el espectáculo 'Una Noche con Wagner', interpretado por la Fura dels Baus.

En San Atón se instalará el escenario para niños, con actuaciones como la de Emilio el Mago, y se podrá participar en talleres para todos los públicos. Desde robótica hasta decoración y jardinería, o tatuajes.

San Francisco se convertirá en un circo, algo que ya ocurrió el año pasado y que repite por el éxito que tuvo.

En la calle se podrán ver pasacalles, todos con artistas vestidos de blanco. De hecho, la concejala Paloma Morcillo invitó ayer a todos los que quieran a sumarse a la fiesta vestidos de ese color.

Se abren 75 espacios distintos para estas actividades, desde La Giralda hasta la torre del Siglo XXI. Se suma la sala Bahnhof, en la margen derecha. Abrirán también monumentos que solo están disponibles en días determinados, como el fuerte de San Cristóbal y la galería de fusileros. No faltarán los siete museos de la ciudad. Entre ellos, el del Carnaval, en una oportunidad de conocerlo después de que este verano haya echado el cierre. Igual ocurre con el centro de Flamenco, en la Plaza Alta, que cerró en julio.

Artistas locales

Hay que tener en cuenta que muchos artistas locales abrirán sus talleres para enseñar cómo trabajan. Es el caso de Ramón de Arcos. Se suman también asociaciones, como la de Belenistas, con una muestra de sus trabajos y talleres para enseñar sus técnicas. Abren también comercios locales, como la librería Tusitala o la tienda Dulce Locura, donde se podrá ver una exposición fotográfica.

En los jardines de La Galera se podrá escuchar el concierto de la Banda Municipal, una actuación flamenca de la compañía de Jesús Ortega y un recital de jazz del cuarteto Cayazz. Desde allí también saldrán visitas de media hora para ver la nueva zona rehabilitada de la Alcazaba.

A esta noche de desvelo por la cultura se suman 27 bares, donde se podrán ver exposiciones o disfrutar de conciertos mientras se cogen fuerzas para seguir disfrutando.