Fallece el diputado nacional del PP Alejandro Ramírez del Molino

Fallece el diputado nacional del PP Alejandro Ramírez del Molino

Farmacéutico de profesión, tenía 65 años y fue la mano derecha de Miguel Celdrán entre 1995 y 2007, además de ejercer como Delegado del Gobierno en 2012

J. L. G.

Uno de los políticos con mayor recorrido en Badajoz falleció ayer. Alejandro Ramírez del Molino Morán, número dos del exalcalde Miguel Celdrán durante más de una década, exdelegado del Gobierno en Extremadura y diputado en Madrid al final de su carrera, sufría desde hace meses un cáncer que se complicó.

Nació el 3 de junio de 1951, por lo que tenía 65 años de edad. Alejandro estaba casado en segundas nupcias con una empresaria de moda en Badajoz, Paola García, y era padre de dos hijos de su primer matrimonio que ya le habían hecho abuelo.

En realidad Ramírez del Molino empezó a ser conocido en Badajoz por su profesión de farmacéutico, carrera que estudió en Salamanca. Además, tenía su negocio en la transitada calle Menacho, donde se le podía ver con la bata blanca tomándole el pulso a la ciudad. La llamada de la política llegó cuando el PP estaba en la oposición en el Ayuntamiento de Badajoz a principios de los años noventa. La exmujer de Alejandro es familiar de Miguel Celdrán y éste se presentó un día en la farmacia para pedirle que se presentara con él en las listas de 1991. «'No te preocupes pariente, que eso no te llevará mucho tiempo, apenas hay que ir una vez al mes al Ayuntamiento a los plenos', le dijo. Y lo reclutó», contaba ayer un excompañero de ambos pues años más tarde, cuando los dos tenían ante sí todo el peso de gestionar la ciudad más grande de la región, Alejandro le recordaba con humor a Miguel cómo lo engañó en aquel primer ofrecimiento.

Al poco tiempo Ramírez del Molino destapó junto a Celdrán un caso de corrupción que dejó muy tocados a los socialistas, a los que desalojaron del poder municipal en 1995, lo cual fue un hito histórico en Badajoz.

Desde entonces y hasta 2007 fue uno de los hombres fuertes de Celdrán, que le mantuvo como primer teniente de alcalde en todo este periodo y le puso al frente de multitud de concejalías según las necesidades de cada momento. Por ello, se puede decir que Ramírez del Molino pilotó la mayoría de los cambios que pueden apreciarse en un Badajoz que se ha modernizado en las últimas décadas.

«Una persona muy de fiar»

Según Germán López Iglesias, edil actualmente y que estuvo con él en la Corporación Municipal, además de sucederle como delegado del Gobierno, «Alejandro era la persona gracias a la cual Celdrán descansaba, muy de fiar y muy recta».

Entre 2008 y 2012 dejó paso a compañeros más jóvenes -José Antonio Monago, Francisco Javier Fragoso, ... - y abandonó la política local para convertirse en diputado del Congreso. Allí dejó un gesto que revelaba su interés en defender Extremadura por encima de la disciplina de partido. Se abstuvo cuando tocó votar una moción para favorecer el Eje del Mediterráneo, contrario al Eje-16 que beneficiaría a la región. Dijo que se había equivocado, pero todos sabían que no fue así.

Este cargo en Madrid lo abandonó al confiarle Mariano Rajoy la Delegación del Gobierno en Extremadura. Fue una etapa breve pues en apenas cuatro meses dimitió. Unos días antes lo había hecho un consejero de Monago, ya que estaba compaginando esta tarea con la de médico, lo cual no es legal. Ramírez del Molino consideró que al ser titular de una farmacia y a la vez delegado gubernamental podría incurrir también en una ilegalidad y se marchó él solo en mayo de 2012. No deseaba renunciar a su farmacia de toda la vida.

A los pocos meses confesaba en privado que estaba deseando volver a la política, la echaba mucho de menos, reconocía.

Esto lo consiguió cuando volvió a entrar en las listas al Congreso por el PP, tanto en las elecciones del 20 de diciembre como en la repetición reciente del 26 de junio de este año, cuando ya conocía su enfermedad, pero aún se veía con fuerzas para superarlas. De hecho, este verano ejerció de interventor en la mesa electoral de la ciudad que suele frecuentar cada vez que hay elecciones.

Él era el número dos por la circunscripción de Badajoz, el PP mejoró sus resultados anteriores y a Ramírez del Molino se le vio tomando posesión de su escaño en Madrid el pasado 19 de julio, probablemente en su última aparición pública. Como el PP obtuvo tres diputados la lista correrá y su puesto lo ocupará ahora Víctor Píriz, de Talavera la Real, y que iba de número cuatro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos