El desprendimiento de una cornisa en Santa Marina pudo causar víctimas graves

Los dos jóvenes del centro de la imagen acaban de recibir el impacto. :: HOY/
Los dos jóvenes del centro de la imagen acaban de recibir el impacto. :: HOY

Un vídeo muestra cómo cascotes del edificio caen sobre varios jóvenes que están sentados en la terraza de un bar

REDACCIÓN

Calle República Argentina, viernes 15 de julio, cerca de las 21.30 horas. Un grupo de jóvenes disfruta de la noche en la terraza de uno de los bares de la zona. En una mesa, cuatro chicos charlan mientras toman unas bebidas. En el velador de su derecha están sentadas otras dos chicas. Inesperadamente, parte de la cornisa del primer piso del edificio se desprende y golpea a varios de ellos.

El suceso deja tres heridos. Uno de ellos necesita asistencia hospitalaria y recibe varios puntos de sutura. Una cámara grabó los hechos y las imágenes demuestran que las consecuencias pudieron ser fatales. Justo antes del desprendimiento, una mujer habla por teléfono en la puerta del bar. Recorre unos metros y atraviesa el punto en el que tres segundos después caen los cascotes. El vídeo también muestra a una mujer que camina por la acera con un niño inmediatamente antes de que se desprenda la fachada. Otra pareja está a punto de sentarse en un velador cuando los cascotes se precipitan sobre las mesas.

Quienes reciben el impacto son los clientes que están sentados más cerca de la fachada de la comunidad. Dos jóvenes sufren un fuerte golpe en la cabeza. Uno de ellos se echa hacia atrás mientras se la sujeta fuertemente. Al instante sale corriendo para evitar un segundo golpe que no se llega a producir. El que está sentado a su lado cae desplomado hacia delante. Conmocionado, permanece varios segundos en el suelo y necesita la ayuda de dos personas para ponerse en pie.

En el vídeo también se observa que algunas personas evitan de milagro resultar heridas. El caso más llamativo es el de una joven sentada junto a los dos heridos que se libra por centímetros de recibir el impacto de la cornisa. Junto a ella cae el pedazo más grande de la fachada, que rebota en el respaldo de la silla en la que está sentada y que sale empujada hacia delante por culpa del impacto.

Todas las personas que aparecen en el vídeo de la cámara de seguridad que ha sido publicado en HOY.es permanecen en el lugar de los hechos tras el impacto de los cascotes para intentar asistir a los heridos. El encargado del establecimiento es el primero en intentar auxiliarles, y en las propias imágenes se aprecia cómo saca su teléfono móvil para pedir ayuda.

Arreglo

Tras el suceso, la Policía Local colocó vallas de seguridad en la zona para evitar nuevos daños personales. Hasta la calle República Argentina también se desplazaron los bomberos y especialistas que comprobaron el estado de la fachada del edificio.

Once días después, está previsto que hoy comience el arreglo de la cornisa desprendida. Mientras tanto, el bar en cuya terraza cayeron los cascotes no ha podido sacar las mesas a la calle. El resto de establecimientos de hostelería cercanos sí tienen veladores instalados.

En la mañana de ayer todavía podían apreciarse restos del suceso frente al bar. Dentro de la zona vallada por la Policía Local había cascotes y pedazos de vidrio de los botellines de cerveza que se partieron como consecuencia del desprendimiento de la cornisa.