Detenidas 64 personas, algunas de Badajoz, acusadas de falsificar titulaciones náuticas

Embarcaciones en la costa malagueña./
Embarcaciones en la costa malagueña.

Los que compraban los títulos falsos de capitán de yate podían pagar hasta 4.000 euros

E. P.

La Guardia Civil, en el marco de la operación 'PROA', desarrollada en Melilla bajo la supervisión y dirección del Juzgado de Instrucción número 5 de la ciudad autónoma, ha detenido a 64 personas como presuntas autoras de delitos de falsedad documental que habrían cometido con titulaciones náuticas, algunas de ellas residentes en Badajoz.

Asimismo, en el marco de esta operación se ha intervenido numerosa documentación falsificada y relacionada con actividades náuticas en un registro practicado en la provincia de Málaga, según la Benemérita.

La investigación se inició gracias a la colaboración ciudadana, ya que una persona avisó a la Guardia Civil de la existencia de un individuo, residente en Málaga, que estaba ofertando rutas turísticas en barco por distintos lugares de la costa malagueña, y que supuestamente había conseguido la titulación de capitán de yate de forma fraudulenta en Melilla.

Fruto de esta información, los agentes pudieron constatar la existencia de un entramado compuesto por cuatro personas presuntamente encargadas de manipular y falsificar --precio pago de dinero-- las titulaciones náuticas extranjeras por titulaciones nacionales, en su categoría más alta de capitán de yate, así como de ofertar y publicitar sus servicios en páginas web oficiales vinculadas al mundo de la náutica. De esta forma, a las personas que las adquirían, estas titulaciones les permitían patronear y realizar actividades profesionales con buques sin límites de eslora y con capacidad para la navegación oceánica.

Por tal motivo, la Guardia Civil ha detenido a 64 personas, todas de nacionalidad española y con residencias en distintas provincias del territorio nacional.

Según informa el Instituto Armado, las personas a las que se les convalidaba el título llegaban a pagar hasta 4.000 euros, lo que les permitía navegar y ejercer actividades profesionales como viajes turísticos o de transporte de personas en alta mar, "con el consiguiente riesgo para la integridad de los viajeros y la seguridad marítima, al ser falsa la titulación y no haberla obtenido por los cauces oficiales que acreditan su habilitación, además del perjuicio económico ocasionado a las empresas legalmente constituidas".

Las falsificaciones y manipulaciones realizadas eran de distinta naturaleza, desde la presentación de titulaciones náuticas extranjeras falsas a autorizaciones de despacho de embarcaciones de recreo de Capitanías Marítimas falsificadas y manipuladas e incluso certificados de superación de pruebas expedidos por una escuela náutica sin la presencia de los alumnos a dicha pruebas.

Las expediciones de estos títulos se hacían en una escuela Náutica de Melilla, y se ha podido constatar un total de 72 convalidaciones realizadas durante los años 2010 y 2011, todas ellas a personas de nacionalidad española que residían en las provincias de Pontevedra, Barcelona, Las Palmas de Gran Canaria, Badajoz, Ávila, Barcelona, Alicante, Madrid y Málaga, entre otras.