Los vecinos urgen la salvación de los jardines del parking Conquistadores

Estado actual de la plaza de Conquistadores, llena de maleza:: PAKOPÍ/
Estado actual de la plaza de Conquistadores, llena de maleza:: PAKOPÍ

El abandono de la zona verde que se creó hace cinco años sobre el aparcamiento, con 70 palmeras, se ha agravado en los últimos meses

NATALIA REIGADASBadajoz

Para los vecinos de Santa Marina el parking Conquistadores es casi una obsesión, un agujero negro en su barrio que no pueden evitar mirar de reojo cuando pasan. «Parece que nunca va a terminar. Cuando pensamos que se da un paso adelante, dan otro atrás y aquí seguimos», se lamenta Gloria Tejada mientras desayuna en una terraza cercana.

archivo

Una de las piezas de este aparcamiento subterráneo que más disgusta a los residentes de la zona es el abandono del parque que se construyó en la superficie. Un jardín con 70 palmeras de gran tamaño que están secas y rodeadas de maleza en estos momentos.

Los vecinos piden, tanto al Ayuntamiento como a Liberbank, que actualmente es el responsable de la infraestructura, que den prioridad a la salvación de esta zona verde porque precisa una intervención urgente.

Las obras del aparcamiento subterráneo quedaron paradas en 2010. Tras varios retrasos y un importante sobrecoste, la empresa constructora, Mesas del Río, anunció que quería abrir el servicio sin terminar los trabajos. Su intención era rentabilizar la inversión y luego culminar la obra, que aún tiene pendiente, entre otros trabajos, concluir el edificio de asociaciones.

El Ayuntamiento no autorizó esta apertura, dado que la actuación estaba inacabada, y se entabló una batalla judicial. El parking ya ha vuelto a manos municipales y el Consistorio, a su vez, ha firmado la subrogación de la concesión a Liberbank para que termine la construcción y explote el subterráneo.

Las obras empezarán en unos días

Liberbank prevé comenzar las obras en el aparcamiento en unos días. La entidad da por hecho que la actuación ya ha empezado porque los técnicos están revisando el edificio, aunque no será hasta los próximos días cuando empiecen a verse los operarios y coloquen las casetas de obra. El Pleno que se celebró la pasada semana aprobó el estudio de seguridad y salud de la actuación.

Fuentes de Liberbank indican que el objetivo es cumplir el plazo de nueve meses desde que firmaron el contrato con el Ayuntamiento, lo que implicaba abrir en otoño.

Su objetivo, a pesar del retraso en el inicio de la actuación, es que el aparcamiento esté en funcionamiento antes de finales de este mismo año.

Estos trabajos iban a comenzar a principios de año y debían estar finalizados en 9 meses, pero varias trabas burocráticas han impedido su puesta en marcha. El proyecto de obra ha sufrido modificaciones, por lo que ha tenido que pasar por el pleno municipal. Precisamente la semana pasada salvó uno de los trámites. Se espera, por tanto, que la renovación no tarde mucho en llegar.

Algunos de los vecinos de Santa Marina saben que es inminente que el parking vuelva a estar en obras y piden que lo primero sea acondicionar el parque. «Lo primero, por seguridad, porque está completamente lleno de hierbas secas y una chispa es una hoguera en una zona llena de casas y coches. Es un peligro», advierte Toni Gómez, un jubilado que vive a solo dos calles.

Manoli Gómez, vecina de la calle Nuestra Señora de Guadalupe, no es tan optimista. Como otros residentes encuestados, cree que las palmeras no tienen salvación. «Eso está destrozado. Tendrán que gastarse otra vez un dineral para arreglarlo. Las cosas son así».

Los vecinos de este céntrico barrio llevan años luchando para salvar los árboles que se plantaron en la Plaza Conquistadores. Hace dos años comenzaron una iniciativa llamada la Plaza de la vergüenza, en la que movilizaron a voluntarios para regar las plantas por su cuenta. Una vez a la semana entraban en el recinto cerrado y echaban agua a las palmeras.

La iniciativa fue un éxito y aumentaron su implicación. Finalmente decidieron desbrozar la zona por su cuenta e incluso plantar varios arbustos. La zona quedó más cuidada que nunca.

Pero el proyecto vecinal se canceló porque la empresa dueña del terreno decidió mejorar el mantenimiento y los residentes se retiraron. Con el traspaso al Consistorio se mantuvo el cuidado, pero desde hace unos meses las plantas han vuelto a deteriorarse y la zona vuelve a estar abandonada.